Discrimen contra la mujer, lunes 11 de mayo, 2015, END

Discrimen contra la Mujer Puertorriqueña

Hernán Padilla
El colapso político y económico del ELA acareará consecuencias adversas para todos los sectores y en particular, la mujer. Según el articulo sobre (Are we there yet?), “un grupo de mujeres profesionales que busca abrir camino a las féminas en el mundo de negocios, erradicar prejuicios y que luchan por la igualdad en espacio laboral” conversaron sobre “el prejuicio contra las mujeres que se ha convertido en el nuevo discrimen del siglo 21”.

Si bien felicito su iniciativa, ese esfuerzo no puede limitarse a la desigualdad en el trabajo y remuneración. Precisa igualmente analizar las condiciones inferiores que adolecen todas las mujeres en PR por carecer de las mismas oportunidades, empleos, salarios y progreso que disfrutan sus conciudadanas en los 50 Estados.

Respetuosamente sugiero reclamen los derechos constitucionales que hoy se les niegan a todos los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico. La XIX Enmienda de la Constitución de EEUU establece que “el derecho de sufragio de los ciudadanos de los EEUU no será desconocido ni limitado por los EEUU o por Estado alguno por razón de sexo”. No obstante, las mujeres en la Isla permanecen privadas del derecho de votar por el Presidente y elegir una delegación Congresional que las represente.

La organización no partidista “Mujeres de Igualdad”, analizando los derechos de las mujeres en PR, sostiene que nuestra situación colonial las mantiene en una condición de inferioridad y discrimen y que la falta de igualdad política, la inequidad en el trato y la falta de oportunidades violentan sus derechos, es injusto e indignante para la mujer en Puerto Rico.

Durante el Foro “En busca de la Igualdad: Retrato de la Mujer Puertorriqueña”, (marzo 2014), se reportó una población de 1.9 millones de mujeres residentes en PR para un 52% del total; 43% son jefas de familia; y que 6 de cada 10 estudiantes universitarios y 13 de cada 20 graduados de universidades son mujeres.

De las mujeres de 25 años o más que trabajan, miles viven bajo el nivel de pobreza federal. La pobreza es una realidad para el 63% de aquellas sin Escuela Superior, del 38% de las que tienen alguna educación postsecundaria o Grado Asociado, y del 14% de aquellas con Bachillerato o más.
Se estima que unas 110,000 mujeres migraron al Continente entre 2010-2014, 52% con edad mediana de 30 años y en la fuerza trabajadora. Se van de la Isla mujeres solteras o con hijos en edad productiva, privándonos de las próximas generaciones indispensables para la continuidad de nuestra sociedad.

En el 2014 Rita Moreno nos recordó cuando ella emigró en busca de mejores oportunidades. Rita es un maravilloso ejemplo de superación y de cómo la desigualdad conduce a una despoblación cada vez mayor de PR. Como ella, mucha de nuestra gente talentosa y profesional se ve obligada a dejar nuestra Isla en busca de mejores probabilidades de éxito.

Mientras PR continúe bajo el estatus territorial- colonial, el fracaso económico y la falta de igualdad de oportunidades con los estados de la unión continuarán motivando que miles de mujeres se unan a los 5 millones que ya residen en el continente.

Las mujeres puertorriqueñas llevan una carga desproporcional de injusticia e inequidad. Les afecta la falta de acceso a servidos de salud adecuados; mejor educación para sus hijos; desigualdad en el trabajo y una remuneración inferior a los estándares nacionales y en comparación con la de los hombres en Puerto Rico.

Exhorto a las mujeres ciudadanas americanas residentes en PR a que reclamen el derecho a la igualdad que ellas y su familia merecen; derecho que solo se garantiza con la estadidad para Puerto Rico. Ese reclamo también es nuestra responsabilidad porque lograr la igualdad para la mujer y la familia es una lucha de todos.

Comments

We the “segregated” people; The Hill, 04/27/2015

We the “segregated” people; The Hill,
Hernán Padilla*
While the current government of Puerto Rico tries to resolve the economic crisis with measures that have proven extremely ineffective, Congress must recognize that what lies at the heart of a great many of the Territory’s most serious problems is its inferior political status that denies local citizens, equal rights and privileges that constitutionally belong to all Americans.

In the mid-20th century, Puerto Rico became the first Territory in the Nation’s history which The Congress authorized to enact a local constitution and a federally guaranteed Republican Form of Government. In doing so, Congress and the Executive Branch provided PR with the powers which had historically been bestowed exclusively to Incorporated and/or Organized Territories prior to being admitted as States.

Leaders of the PPD and supporters of the current territorial-colonial status accepted public funds and actively campaigned in a referendum held in 2012, which addressed multiple status options, including remaining as a colony. However, the voters revoked the consent of the governed for the current territorial status, and an ample margin of 61% voted in favor of statehood.

Correctly so, the Statehood movement, in general, continues to voice their frustration over the perpetuation of the current status because, despite the significant democratic mandate for statehood, Congress has not adopted the necessary measures to respect “the will of The People”. Congress must act to terminate the centennial colonial status; especially since the architects of the “Great American Constitutional Experiment” categorically refused the concept of maintaining territories as permanent colonial possessions.

Congressional leaders cannot ignore that since the US Constitution was adopted and ratified (1787-1789), the struggles for equality that have taken place in America have successfully made extensive the constitutional concept of popular government encapsulated in “We the people” to include the true sovereign of the Republic: The People.

I concur with Alfredo Castellanos Esq., a Constitutional scholar on the matter: that Congress should not ignore the evolution of our “constitutional experiment” that requires the Federal Government to guarantee the protection of our Fundamental Rights to all American citizens. I also concur with Mr. Castellanos that the Fourteenth Amendment defined and created a primary National Citizenship, intended to ensure that all Americans would be fully integrated partners of our Constitutional Republic.

The Bill of Rights and Amendments 13th (abolition of slavery) , 15th (universal suffrage) , 19th (women right to vote) and 26th (right to vote at age 18) clearly establish that “The People’ are the sovereign and that all the powers delegated to Congress, the Executive and the Judiciary emanate from “The People”.

Despite that nine heroic recipients of the Medal of Honor and countless thousands of other patriotic military sacrificed their life and limbs in every war since World War I, the Equal Protection Clause guaranteed to all Americans through the V and XIV Amendments and other fundamental Constitutional and Civil Rights have never been fully extended to Puerto Rico.

Our Nation has to awaken to the fact that both the existing laws and US Supreme Court incorrect interpretations and rulings have intentionally discriminated against the 3.5 million US Citizens that call Puerto Rico home, excluding them in the process from truly being an integral part of “We the People”.

It is unacceptable that any US Citizen of Puerto Rico be denied many fundamental Constitutional and Civil Rights”. Our fight for equal rights, justice, opportunities, progress, respect and responsibilities as Americans is a moral and constitutional plight, so that every citizen in Puerto Rico should be able to employ the full powers and measure of equality that are inherent in our National Citizenship.

The current colonial-territorial status, incorrectly named “ELA-Free Associated State” is for all practical and constitutional purposes an equivalent of an “American Apartheid State” where The People’s fundamental constitutional rights have been denied for the sole reason that those individuals reside where they do.

Our Nation must understand that the US Constitution provides the path for a resolution of this abominable injustice, which shamefully represents one of the last vestiges of American colonialism.
The fifty states of our Union are now home to no fewer than five million persons of Puerto Rican descent who equally share all the rights and obligations inherent to our citizenship. However, for our fellow citizens who remain in PR to become fully integrated on equal footing like citizens in the rest of the Nation, Congress has to accept its legal and moral obligation of resolving this unacceptable condition.

I earnestly entreat the U.S. House and Senate to empower the people of Puerto Rico with an opportunity to choose the future and status that we deserve: Statehood and Equality for the US Citizens of Puerto Rico.
*Hernan Padilla,is a former Mayor of San Juan, PR, former President of U.S. Conference of Mayors, and current President of Founders’ Council of “Igualdad”.

Comments

ELA, el apartheid Americano; miercoles 29 de abril, 2015

ELA, el apartheid Americano; miercoes 29 de abril, 2015
Hernán Padilla
Ante la crisis que atraviesa Puerto Rico luego de más de seis décadas bajo un estatus político-económico fracasado y mientras el Pueblo anhela la resolución del estatus hacia igualdad, resulta imperativo examinar nuestra Ciudadanía y Constitución americanas.

Puerto Rico es el primer territorio al que el Congreso concedió tener su propia Constitución y sistema de “Gobierno Republicano”. El Congreso y el Ejecutivo autorizaron parcialmente a PR poderes que corresponden exclusivamente a territorios encaminados a la admisión como Estados de la Unión.

No es hasta el 2012 que el Pueblo se expresó mayoritariamente en favor de la estadidad en un referéndum, no empece a que los líderes coloniales del PPD aún promulgan efectivamente una interpretación falsa, errónea, partidista y acomodaticia a sus resultados y deliberadamente evaden el reconocimiento de que la Estadidad representa os la culminación del “Gran Experimento Americano” y la igualdad ciudadana.

El movimiento estadista, correctamente, continúa denunciando a nivel local y nacional el que no se ha resuelto el estatus tras ese mandato, mientras otros atribuyen responsabilidad al Congreso por no haber encaminado la admisión, especialmente, cuando los arquitectos del experimento americano rechazaron contundentemente la posibilidad de mantener “territorios coloniales permanentes”.

Como Ciudadanos Americanos, es fundamental comprender la Constitución de EEUU y que ha evolucionado, ampliando la definición de “We the people” para incluir al Pueblo como los verdaderos soberanos de la República y que los poderes del Ejecutivo y del Congreso emanan del Pueblo.

No obstante, siendo PR un territorio no incorporado (incorporado de facto), la Igualdad que garantiza la Constitución Americana en su quinta y decimocuarta enmiendas no se ha hecho completamente extensiva a los Ciudadanos Americanos residentes en la Isla, quienes permanecen excluidos del pleno disfrute de muchos derechos fundamentales.

Mientras, no tengamos el derecho al voto Presidencial, a elegir una representación proporcional y a participar en igualdad en el gobierno federal, y no disfrutemos de todos los derechos, privilegios y responsabilidades, la Nación tiene que reconocer que el estatus actual, las leyes existentes e interpretaciones del Tribunal Supremo de EEUU excluyen injustamente a sus conciudadanos en PR de ser parte integral de “We the People”.

Es sencillamente inaceptable que los conciudadanos de PR vivan bajo un déficit democrático, sin los derechos civiles y constitucionalmente fundamentales que nos corresponderían como Estado.

El Congreso no puede ignorar la evolución constitucional de nuestra Nación, que demanda que el gobierno federal garantice iguales derechos a todos sus Ciudadanos. Insisto que la Enmienda XIV creó una Ciudadanía Nacional y nos convirtió en una Nación de Ciudadanos, que exceptúa a PR, cuyos constituyentes carecen de los mismos derechos por no haber viabilizado la soluciona del estatus y ser admitidos como Estado.

El actual territorio colonial, erróneamente llamado ELA, equivalente a un “apartheid americano”. La Constitución establece el proceso para resolver esta injusticia, representativa de los últimos vestigios del colonialismo. La lucha por la igualdad de derechos, oportunidades, progreso y respeto como Ciudadanos Americanos es una lucha MORAL y constitucional para ser admitidos como Estado y disfrutar del poder natural y político que confiere la plena Ciudadanía Americana.

Cinco millones de puertorriqueños residentes en los 50 Estados ya disfrutan de todos los derechos constitucionales y se han convertido en “We the people”. Para que los ciudadanos americanos en PR logremos lo mismo, el Congreso tiene la obligación de viabilizar la verdadera solución democrática que nosotros nos merecemos: la Estadidad.

Ante la renuencia contumaz del la administración colonial de someter la definición de estatus requerida para un referéndum avalado por el Congreso, procede que tanto el Congreso como el Ejecutivo apoyen el referéndum “Estadidad Si o NO”.

Ya basta de retorica. Exijamos el final de esta imposición política humillante vergonzosa que mancha la gran Nación Americana y les niega la igualdad a los ciudadanos americanos en PR.

Comments

La nueva frontera económica de EEUU, Lunes 13 de abril, 2015

La nueva frontera económica de EEUU

Hernán Padilla
El Gobierno de Puerto Rico está al borde de la insolvencia fiscal, que puede desembocar en un cierre y/o impago de sus deudas. Nuestro sistema económico está a la deriva, al margen de la creatividad y flexibilidad características de la economía globalizada.

Complica más el cuadro que la actividad económica se contrajo por 2.5% y 1.6% en enero y febrero respectivamente, que el BLS Federal certificó 17,333 empleos menos que lo informado, y proyecta otra caída del Producto Neto Bruto.

Esta crisis tiene su raíz en el agotamiento del sistema político-económico imperante, el gigantismo gubernamental, gastos públicos desmedidos, y el endeudamiento, que la actual administración intenta mitigar con más impuestos y préstamos, no empece a que las ayudas federales representan el 40% del ingreso por persona.

El tamaño del gobierno es desproporcional versus un ínfimo sector privado. Balancear el presupuesto será imposible sin ajustes considerables y sostenidos. El ciclo vicioso de una economía en contracción agravada por una incremental carga impositiva deprime aún más la economía. Tener el mayor tributo al consumo de toda la Nación, combinado con el menor ingreso per cápita, es la mayor evidencia de la insostenibilidad económica y política del sistema colonial.

La Isla ha perdido su atractivo a la inversión por la sucesión de desacertadas políticas que han paralizado y retrocedido su crecimiento económico. El Grupo de Trabajo de Casa Blanca reconoció la perenne desconfianza/incertidumbre que ha caracterizado el estatus colonial, y que lo frena económicamente.

Para comenzar a superar esta crisis, urge lograr un crecimiento económico rápido y sostenido que únicamente la Estadidad puede viabilizar, al brindar certeza y seguridad a la inversión vía nuestra plena integración a la economía nacional. La Estadidad garantizará la igualdad a los puertorriqueños, finalizará un estatus inferior y discriminatorio, y nos dará derecho a representación congresional proporcional, ofreciendo confianza a los inversionistas que su capital estará protegido por la Constitución americana.

No podemos ignorar que la economía puertorriqueña está integrada a la economía nacional y es por tanto, incompatible con la de una nación independiente. PR se rige por la Constitución americana y la Clausula de Comercio Interestatal. No puede emitir deuda “soberana” por ser una colonia bajo los poderes del Congreso y el Ejecutivo.

Aunque históricamente se ha tratado a PR como un “Territorio incorporado”, es una jurisdicción vulnerable a cambios unilaterales del Congreso. La falta del poder político, de paridad en programas federales, y la percepción equivocada ante el mundo de que no somos parte de EEUU genera incertidumbre y menoscaba el atractivo a la inversión.
Un atributo primario de Puerto Rico para atraer inversión es ser parte de Estados Unidos. Una vez encaminada la transición a la Estadidad, la Isla será percibida como “la nueva frontera económica de EEUU” lo que atraerá considerable capital local, nacional e internacional.

Con la Estadidad se establecerán nuevas agencias y empleos federales, y un ambiente de seguridad que atraerá nuevas oportunidades. Puerto Rico experimentará un auge de desarrollo económico similar al que disfrutaron los 37 territorios que ingresaron a la Unión.

Es preciso, a la vez, transformar el gobierno local, incluyendo agencias y dependencias, en agentes que asistan y faciliten la inversión privada como la fuente primordial en la creación de empleos, eliminando la competencia gubernamental y privatizando los bienes del gobierno que no cumplan un fin público esencial.

Aspiramos a la Estadidad, no para que la administración local obtenga más fondos federales para gastar, sino como ancla para estimular el crecimiento de una actividad económica no gubernamental que redunde en más empleos, mejores salarios y menos dependencia del estado.

El cambio de estatus político-económico nos permitirá desarrollar y ampliar el modelo de una economía abierta, con un clima empresarial atrayente, y en un ambiente político internacionalmente reconocido, respetable y estable.

Comments off

Cuba y PR, 01/05/15 reproduccion

Cuba y Puerto Rico 01/05/15
Hernán Padilla

El Presidente Obama anunció el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y EEUU indicando que iniciarían conversaciones para establecer algunos acuerdos mutuos. Esas discusiones no pueden ignorar el reclamo que Cuba sea un país democrático libre de la dictadura que le niega a sus ciudadanos los más fundamentales derechos civiles y humanos.

La Sociedad Interamericana de Prensa reclamó que los “derechos humanos, libertades de expresión y prensa, la liberación de periodistas encarcelados y toda persona presa por su forma de pensar; las garantías “de libertades individuales y sociales, el respeto por la labor del periodista y el derecho del público a la información” deben ser la base para cualquier acuerdo.

Es imprescindible considerar la política pública de Estados Unidos y la Ley de Democracia Cubana de 1992 (Ley Torricelli), que establece “que EEUU buscará una transición pacífica a la democracia en Cuba mediante la aplicación de sanciones al gobierno cubano”.

Como condiciones para que el Congreso considere enmendar las leyes vigentes, el gobierno cubano debe celebrar elecciones libres e imparciales, darle tiempo a la oposición a organizarse, respetar las libertades civiles y los derechos humanos y establecer un sistema económico de libre comercio.

En Puerto Rico el Senado de PR rindió un informe durante 1994 sobre el impacto al turismo cuando ocurriera la apertura de Cuba y en el 2007 Orlando Parga legisló para crear el Instituto Puertorriqueño para la Asistencia Mutua con Cuba Democrática.

Durante a años, el analista Arturo Guzmán le ha advertido al gobierno y los sectores que impulsan la economía puertorriqueña que se prepararan para cuando Cuba se reintegrara como un competidor en el comercio y turismo Caribeño.

La década de mayor crecimiento en la historia económica de PR fue la de 1960-1970 y la razón fundamental fue el retiro de Cuba como factor competitivo regional según explica Arturo Guzmán. Proyectó además, que una vez Cuba se reintegre como competencia regional, si no ha ocurrido un cambio del estatus político-económico de Puerto Rico, la Isla sufrirá un impacto devastador a la maltrecha economía debido al fracaso del ELA.

Guzmán sostiene que aseverar que el ELA-colonial pudiera beneficiarse de la “reapertura” de Cuba es completamente errado. Puerto Rico no es único en el ofrecimiento de productos y servicios a una Cuba post-embargo. Los que creen que PR tendrá ventaja ignoran la competencia de estados de la unión, que tienen el poder político, mejores recursos y costos más bajos; y que hemos perdido la exclusividad de acceso al mercado estadounidense por los tratados de libre comercio con Canadá, Méjico, Panamá y muchos otros.

“Antes del 1959, Cuba era el primer destino turístico del Caribe. El 70% de los visitantes procedía de EEUU, así que la reapertura de Cuba constituirá una irresistible atracción y recuperarían los mercados perdidos, incluyendo los barcos cruceros que añadirían a Cuba en sus itinerarios a expensas de Puerto Rico.

En cualquier reunión, nuestra delegación de EEUU también tiene la obligación de representar a sus Ciudadanos en Puerto Rico. No puede ignorar que los Castro no han escatimado esfuerzos para subvertir nuestro derecho constitucional a convertir a Puerto Rico en estado.

En 1982, cuando fui Representante Alterno de los EEUU, me dirigí a la Asamblea General de la ONU para recordarle a Cuba y sus cómplices que “la relación política entre Puerto Rico y los Estados Unidos es un asunto que, como ciudadanos americanos, solo le compete a Puerto Rico y los Estados Unidos.

Le recuerdo al Presidente Obama, que hablando a nombre de los Estados Unidos, expresé que “la intervención internacional afecta ese derecho e introduce un factor foráneo al proceso histórico que transcurre en Puerto Rico. Siempre he sostenido “que somos nosotros los puertorriqueños los que tenemos el derecho y la responsabilidad histórica de decidir nuestro destino político”.

Comments off

PELIGROSO DETERIORO EN EDUCACION , reproduccion de columna anteroior

PELIGROSO DETERIORO EN EDUCACION
HernanPadilla

La revelación de que 114,097 puertorriqueños han abandonado la Isla entre enero y septiembre del 2014—que Implica una proyección demográfica de apenas 3 millones para el año 2020—tiene que ser motivo de alarma para todos los sectores.

La fuga poblacional, particularmente del sector de edad productiva, es otra evidencia del fracaso del experimento político-económico del ELA-colonial. Entre los motivos que impulsan el éxodo masivo hacia los cincuenta estados predomina la aspiración de garantizar la mejor educación para sus hijos.

El 2014 selló el declive de las finanzas del gobierno cuando las agencias crediticias clasificaron los bonos del Gobierno Central y las principales corporaciones públicas como “chatarra” o de alto riesgo para los inversionistas. Esta caída a nivel especulativo más las erradas políticas públicas de la administración colonial se han convertido en una muralla, que junto a la merma poblacional, garantiza la continuación de la “depresión económica criolla” ya próxima a cumplir una década.

Puerto Rico no puede continuar ignorando la fuga masiva de ciudadanos competentes con potencial para generar actividad económica, El gobierno colonial parece estar empecinado en culminar la devaluación de su capital humano, empujando a nivel de “chatarra” el sistema público pre-universitario y universitario, condenando así a Puerto Rico a la bancarrota financiera y educativa, no solo de la presente sino de las próximas generaciones.

El estudio titulado “The Ascent and Decline of the Research and Graduate Studies University” in Puerto Rico1985-2014” documenta que la UPR marcó su pico de productividad y desarrollo en 2012, resultado del esfuerzo concertado de dedicados profesores—cuya contribución la presente administración parece ignorar– lograron que el recinto de Rio Piedras alcanzara la clasificación Carnegie de “Universidad Intensiva de Investigación”.

Está igualmente documentado que dicha productividad comenzó a declinar después del 2012. Esto, aunque traten de crear la ilusión de que trabajan para adecuar la productividad a las corrientes de globalización, y una política pública que, a los fines de aumentar el número de “estudiantes admitidos” sin ningún criterio de calidad, llevará la institución a un sistema de “admisión abierta” de facto.

Ante la emigración de más de 576,000 puertorriqueños en la última década y la consecuente contracción de matrícula en el sistema público– de 640,000 en los 90 a menos de 400,000 hoy–tal parece que lo mejor que se le ocurre a la UPR es menoscabar los requisitos a fin de aumentar el número de estudiantes. Prefieren esta salida fácil versus encaminar esfuerzos, difíciles pero urgentes, que garanticen que los que ingresen tengan las competencias necesarias para ser exitosos.

Como consecuencia de esta política pública populista, divorciada de lograr el aprendizaje y la competitividad, avoca a la UPR a convertirse en otro “colegio más de cuatro años”; haciéndola irrelevante como socio intelectual en la “economía del conocimiento” como herramienta para que Puerto Rico progrese.

Mientras, el Secretario de Educación informa que el Departamento no cuenta con suficientes maestros, a pesar de tener ahora una matrícula de 400,000.

Peor aún, pretenden resolver el problema rebajando los requisitos para los nuevos maestros a solo 15 créditos en la materia de enseñanza, y a un índice de 2.70, que apenas equivale a una clasificación de C. Pretenden también que nuestros estudiantes cumplan con las expectativas del gobierno federal y que estén preparados para estudios universitarios, y propiciar una nueva generación de puertorriqueños competitivos en la “sociedad del conocimiento”

Mientras tanto, miles de maestros cualificados continúan uniéndose al éxodo en busca de mejores condiciones de trabajo, ingresos, y calidad de vida. Ante el deterioro del sistema de educación pre-universitaria y el futuro incierto de la universidad del estado, familias enteras continúan mudándose a los 50 estados en busca de la igualdad de derechos, oportunidades y progreso que les niega el estatus colonial del mal llamado Estado Libre Asociado.

Comments off

La verdadera solución 30 de marzo, 2015

La verdadera solución 30 de marzo, 2015
Hernán Padilla

La intensidad del debate sobre el IVA, IVU y la llamada “reforma contributiva” refleja que el pueblo está profundamente preocupado por la crisis económica que impacta a toda la población y afectará las generaciones futuras.

No podemos analizar la economía sin reconocer que Puerto Rico ha estado bajo la bandera americana desde 1898 y que los ciudadanos americanos puertorriqueños residentes en la Isla no disfrutan de los mismos derechos y oportunidades que nuestros conciudadanos en los 50 estados.

Es innegable que no empece las diferencias en preferencia de estatus los partidos han conducido el gobierno desde 1948 bajo un mismo modelo político-económico. Mientras, la historia ha probado que ambas dimensiones, la política y la económica, son interdependientes, lo que imposibilita transformar una sin también transformar la otra.

Durante el mandato de gobernadores PPD se ha creado un déficit estructural permanente y una carga insostenible a la economía. En los ocho años de los gobernadores Calderón y Acevedo, la deuda pública se elevó por 135%, de $24,000 a $57,000 millones. Del 2006 al 2009, sobrestimaron el crecimiento económico por más de $8,300 millones y usaron proyecciones ilusorias para justificar presupuestos inflados.

Ignorando que sufrimos una recesión desde febrero del 2006, cometieron el grave error de aprobar legislación autorizando exenciones a la prohibición de cuadrar el presupuesto mediante préstamos, permitiendo obligaciones pagaderas con contribuciones futuras y proyecciones sobrestimadas, exacerbando así el déficit.

La extrema precariedad del cuadro financiero del ELA bajo la incumbencia de García Padilla responde a la incoherencia e inefectividad de sus políticas. Bajo la presente administración, las casas crediticias clasificaron el gobierno central, el BGF y las corporaciones públicas como riesgo especulativo o “chatarra”. En comparación, en el 2009, los 50 Estados de la Nación disfrutaban individualmente de una clasificación de A1. Es ineludible admitir que el modelo político económico de los Estados posee características y ventajas socio-económicas que están ausentes en el modelo del ELA-colonial.

Nuestra lucha es un reclamo por nuestros derechos ciudadanos y por la oportunidad de integrarnos al modelo económico que ha probado ser, en los 50 estados, el más exitoso en la historia de la humanidad.
Este debate tampoco puede ignorar que las ayudas federales sostienen la economía de Puerto Rico.

Mientras reniegan nuestro vinculo con la Nación americana, los defensores de la colonia quieren a la vez que PR disfrute de todos los programas federales, buscan paridad bajo el concepto de “equal protection under the law”, pero se oponen a la verdadera igualdad que solo garantiza la Estadidad.
Si no se resuelve el problema del estatus de PR será imposible evitar el total colapso político y socio-económico de nuestra Isla. Procurar la resolución del estatus no es incompatible con sacar a Puerto Rico de la bancarrota en que nos ha sumido el ELA-colonial desde el 1952.

La salida de la actual crisis no es más impuestos ni una “reforma contributiva” que obstaculice nuestro ingreso a la economía de los Estados de nuestra nación. La ruta hacia la solución es erradicar la incertidumbre que causa nuestra indefinición política, agravada por la falta de confianza en los actuales administradores, que desalienta la inversión.

Para una verdadera recuperación, será necesario generar más de 28,000 empleos anualmente por los próximos 7 años, esto sin contar con la reducción de empleos en el gobierno o el cierre de empresas y negocios. La admisión como Estado traería inmediatamente más empleos federales e incrementará la actividad comercial.

Tenemos que rescatar a Puerto Rico de la depresión económica e inseguridad endémicas de un estatus colonial, inferior y sin futuro. La estadidad es la solución permanente a nuestra actual crisis económica atrayendo inversiones, evitando la emigración masiva y fomentando la confianza y el optimismo, como ha ocurrido en todos los territorios cuando se convirtieron en Estados.

Comments off

El IVA nos impacta a todos, martes 17 de marzo

El IVA nos impacta a todos
Hernán Padilla

Los comentarios sobre mi columna “Advertencias sobre el IVA” y la oposición a este impuesto han sido tan abrumadores que me obligan continuar a urgiendo a esta administración que desista del Impuesto de Valor Añadido de 16% sobre productos y servicios que propone.

Han gastado $4.7 millones, sin incluir partidas publicitarias, en un proyecto que será devastador para Puerto Rico. En la usual improvisación que caracteriza esta administración, ni los propios líderes legislativos tienen una idea clara de la forma final de este proyecto ni a quienes aplicará este gravamen.

El efecto cascada del IVA encarecerá los bienes y servicios a los consumidores e impondrá unas cargas insostenibles a los comerciantes y profesionales. Ya que el IVA solo puede cobrarse a empresas con presencia física en la Isla, la inflación de los precios llevará a muchos ciudadanos a comprar por internet, y como consecuencia muchos negocios quebrarán.

Los exportadores estarán sujetos a pagar IVA por varios productos que importan , incluso los que no son materia prima, así como por los servicios requeridos para su operación, tal que no necesariamente podrán recuperar la totalidad pagada como crédito. Esto, sumado a la esperada baja en consumo, los hará menos competitivos (para exportar).

El gobierno proyecta recaudar unos $2.5Billones con la llamada “Transformación” que proponen, aun sabiendo que el aumento en impuestos provocará una contracción en la economía según el propio informe de KPMG.

Inicialmente, proyectaban recaudar $170 millones sobre la educación privada, y $480 millones sobre los servicios médicos. Aun presumiendo que estos últimos sean eliminados, Clyde H Fasick Juliá, exPresidente del Ashford Medical Center, sostiene que los médicos pagarán IVA por equipo, materiales y servicios, pero como no pueden cobrarle IVA a sus pacientes de Medicare y Reforma, se verán obligados a recuperar esos costos de sus pacientes privados. Advierte que oficinas donde la mayoría de los pacientes sean de Medicare y Reforma tendrán que cerrar.

Aunque es posible que las primas de seguros queden exentas, los demás componentes de la cadena del IVA no lo estarán. El impuesto de 16% aplicará al deducible que su plan tenga contratado según la póliza, y a aquella porción del tratamiento que el plan pague bajo dicha póliza.

El doctor Héctor Ríos Maury sostiene que aumentar un16 % en todas las fases de la cadena de un producto o servicio en medio de una recesión/depresión como la que vive PR será un grave error. Este gravamen provocará una inflación en una economía ya deprimida aumentando los costos de operación para los empresarios, disminuyendo su capacidad competitiva, agudizando la recesión, reduciendo las ventas y el acceso a créditos y financiamientos, que redundará en un incremento en las quiebras corporativas.

Por otro lado, el IVA desincentiva el espíritu empresarial. Los “PyMes” se verán impactados por la implantación de una tasa corporativa fija de 30% y los proveedores de servicios (como diseñadores) quedarán en desventaja contra competidores del exterior. Igualmente, las compañías de construcción de hogares verán aumentar significativamente el costo de su materia prima, en una industria sumamente decaída.

Concurro con las recomendaciones de Ramón Ponte, CPA, a los efectos que se presente un análisis completo del costo-beneficio de todos los incentivos contributivos y una propuesta sustentada y específica de reducción de gastos gubernamentales, comenzando con la eliminación de gastos publicitarios, (y que incluya llevar nuevamente a votación la propuesta enmienda constitucional para reducir el número de legisladores).

Ante una oposición virtualmente unánime, tarde o temprano tendrán que desistir de este destructivo experimento que amenaza con terminar de ahogar al Pueblo. En vista del fracaso del ELA-colonial, ya es hora que respeten la democracia y den paso al plebiscito para resolver el estatus de Puerto Rico como la verdadera alternativa para rescatar política y económicamente esta Isla.

Comments off

Ciudadanía, esperanza para mejor futuro 2 de marzo, 2015

Ciudadanía, esperanza para mejor futuro 2 de marzo, 2015
Reproduccion actualizada columna del 2014,
Hernán Padilla

El 2 de marzo se conmemora el 98 aniversario de la concesión de la ciudadanía de Estados Unidos a los puertorriqueños; un momento histórico que sentó las bases para que Puerto Rico se fuera integrando a la cultura social, política y económica de la nación americana.

La ciudadanía de los Estados Unidos es una característica que define al puertorriqueño del Siglo 21, tanto aquí como a los 5 millones de ciudadanos de extracción puertorriqueña que residen en los 50 estados. La ciudadanía estadounidense garantiza los derechos y las libertades de la democracia americana y las oportunidades para un mejor futuro.

Aunque en 1921, una corte determinó que la Constitución federal no aplicaba en Puerto Rico con igual fuerza que en los estados, desde el 1941se reconoce que los oriundos de Puerto Rico somos ciudadanos americanos de nacimiento.

Desde entonces, han ocurrido hechos trascendentales que fortalecen la realidad de que Puerto Rico es parte de los Estados Unidos y que los ciudadanos americanos residentes en la isla tienen derecho a que Puerto Rico sea estado de la Unión.

La Ley del Gobernador Electo del 48, la Ley 600, la Constitución de Puerto Rico de 1952, la forma de gobierno republicano, las innumerables leyes que tratan a Puerto Rico como estado, los múltiples programas federales que consideran a los residentes en Puerto Rico como si residieran en un estado de la Unión, la designación de un tribunal de Distrito federal bajo el Articulo III de la Constitución federal, la presencia de las principales agencias federales en la isla, y la integración de la cultura puertorriqueña a la cultura nacional han cerrado la distancia entre el Puerto Rico del 1898 y el Puerto Rico-USA del 2014.

Es indudable que Puerto Rico es parte de los Estados Unidos y que la ciudadanía americana es parte del perfil puertorriqueño. No obstante, cinco millones de conciudadanos con raíces puertorriqueñas que residen en los cincuenta estados disfrutan de todos los derechos que garantiza la Constitución federal, lo que aun no ocurre en la isla.
iqueños y otros conciudadanos americanos que residen en la isla aún viven bajo un status político inferior que les niega esa misma igualdad de derechos constitucionales.

Como símbolo del impacto de la segregación-política que afecta a toda la población, la mujer puertorriqueña que reside en la isla es más vulnerable. En Puerto Rico, de unos 176,864 hogares encabezados por jefas de familia, el 60.7% vive bajo el nivel de pobreza, legalmente inelegibles a los derechos y oportunidades de sus conciudadanos en los cincuenta estados de la unión.

Nadie sufre más que las madres cuando su familia no tiene los derechos que le corresponden como ciudadanos americanos porque residen bajo un estatus político que le niega representación congresional y el poder político de votar por el Presidente de nuestra nación.

Son las mujeres puertorriqueñas las que reciben el mayor impacto de la pobreza que afecta a más de la mitad de la población. Por ellas, y por sus descendientes que no encuentran empleos es que debemos unirnos a reclamar la igual

La proporción de mujeres que estudian y abandonan la Isla es mayor que la de los hombres. Aun cuando quisieran permanecer junto a su familia, se ven obligadas a emigrar en busca de un mejor futuro ante el fracaso abismal del ELA y la falta de oportunidades.

Hoy celebramos con orgullo la ciudadanía americana, pero a la vez, con gran determinación rechazamos que los conciudadanos que residen en suelo puertorriqueño sean tratados como ciudadanos de segunda clase. Llegó la hora de exigirle al Congreso que convoque a un referéndum federal para que Puerto Rico pueda ser admitido como estado.

Comments off

Advertencias sobre el IVA, lunes 2 de marzo, 2014

Advertencias sobre el IVA
Hernán Padilla

Deseo analizar algunos lineamientos del plan del régimen colonial para generar nuevos ingresos para el gobierno mediante un Impuesto de Valor Añadido de 16% sobre productos y servicios, que aumentará el costo desde el origen de la cadena hasta llegar al consumidor y que hará daño a la gran mayoría del pueblo puertorriqueño.

Hacienda recaudaría $6.67 billones con el IVA, asumiendo una captación de solo el 75%. El ingreso neto al Fondo General sería $2,504 millones, ya que proyectan usar $700 millones para COFINA, más otros descuentos. El Banco de la Reserva Federal en Dallas concluyó que el crecimiento del gobierno disminuye el crecimiento económico general. El estudio de KPMG, que costó $4.7 millones, confirma el efecto adverso de una contracción de 0.53% que el IVA causaría en el Producto Bruto Interno.

La implantación y administración del IVA requerirá enormes recursos y cambios fundamentales en la estructura y operaciones de Hacienda, En un informe de 2008, el GAO concluyó que aun el modelo más simplificado del IVA le impone al sector privado mecanismos muy complejos que requieren más recursos gubernamentales para asegurar cumplimiento.

Sergio Marxuach, del Centro para una Nueva Economía, ha insistido en la regresividad del IVA y que lleva a pobres, jóvenes y ancianos a incurrir en gastos superiores a sus ingresos, que resulta en una carga impositiva relativamente mayor que en personas de mayores ingresos. Añade que “la imposición del IVA sobre los alimentos, medicinas, servicios médicos y servicios educativos es inmoral e injusta”.

En su publicación “Beware the Value-Added Tax” Mitchell denuncia que un IVA es un mecanismo para sostener el gigantismo gubernamental, según demuestran los gobiernos europeos que lo han implantado. Concluye que los países con IVA tienen impuestos totales más altos. Puerto Rico no será la excepción.
Otros estudios arrojan que un IVA promueve mayores gastos gubernamentales, la imposición de más impuestos, pérdida de empleos y retraso del crecimiento económico, porque transfiere los recursos productivos del sector privado al gobierno.

El IVA es un desincentivo a la inversión en iniciativas empresariales. Obliga a los negocios a convertirse en “cobradores de más impuestos” y a producir informes al gobierno que les acarrean costos operacionales insostenibles. De hecho, su implantación en Canadá provocó que el 25% de los negocios se refugiaran en la economía subterránea.

La oposición amplia contra la implantación del IVA en PR no es sorpresa. Un IVA de 16% debilitará aún más nuestra agonizante economía incrementando los costos de productos y servicios, Tendría un marcado efecto inflacionario, toda vez que 85% de lo que consumimos es importado y toda la red de distribución tendría que pagarlo. Esto resultará en menos dinero circulando en la economía por atrición y más compra por Internet.

Por otro lado, el efecto del IVA en las compañías que generan productos y servicios para exportación será devastador, y exacerbará el desbalance comercial entre exportación e importación, que ya padece la deprimida economía colonial.

La economía local está integrada a la economía nacional. En ningún Estado de la Nación hay IVA. Su imposición unilateral en PR podría constituir una medida hostil a las exportaciones e incluso violar el comercio interestatal al complicar y desalentar las transacciones comerciales con los estados y enajenado los negocios en PR. La Constitución prohíbe a los estados imponer impuestos en transacciones comerciales interestatales porque promueve desventajas económicas.

Es preciso recalcar que como parte de la Nación americana disfrutamos de los beneficios de los tratados de libre comercio entre EEUU y otras naciones. Nuestros productos, al ser americanos, entran libremente en esos países al igual que sus importaciones entran libremente a la Isla. Por tanto, advertimos que toda relación internacional y/o transacción comercial con el extranjero, incluyendo impuestos, están reglamentadas por las leyes federales que prohíben imponer impuestos a productos importados del extranjero.

Comments off