Lecciones de la sequía, lunes 31 de agosto, 1015

Lecciones de la sequia
Hernán Padilla

El racionamiento de agua debido a la sequia ha puesto de manifiesto que la Autoridad de Acueductos y Alcantarillados sufre los males de una institución anquilosada que ha sido incapaz de garantizar un abasto confiable durante sequias severas, aun habiendo sido advertida hace un año por las agencias federales.

Las pérdidas de agua del sistema de distribución, una infraestructura que no se actualiza, y millones de galones de agua potable que no se facturan por deficiencias administrativas son ejemplos de las causas de la crisis que afecta a PR.

Entre los muchos problemas de la AAA está la falta de fondos para intensificar el mantenimiento preventivo, reparación de roturas y filtraciones y determinar la cantidad de agua no contabilizada ni facturada debido a deficiencias de la empresa, tales como pérdidas reales, robo y mala contabilidad.

La intervención política es un factor primariamente responsable de las dificultades económicas de la AAA. Expertos señalan que desde el 1986, bajo la incumbencia de Hernández Colón, prohibieron aumentar las tarifas de agua que reflejaran los costos operacionales y la inflación. Bajo Acevedo Vilá, ante los déficits presupuestarios equivalentes al 50% del presupuesto operacional de la AAA, la legislatura le asignó un subsidio de $450 millones, sellando la dependencia financiera de la Autoridad.

Es necesario invertir cientos de millones de dólares para mejorar la eficiencia de esta agencia. En el 2005, el valor estimado de la AAA era de $4. 6 billones y ahora se estima en unos $6 billones. El mantenimiento preventivo de la infraestructura en utilidades como la AAA, requiere una inversión de 2%-3% de su valor. Sobre estas bases, la AAA debió haber invertido entre $92 a $140 millones en el 2005, pero solo invirtió unos $30 millones. Peor aún, hoy solo invierten $40 millones para reemplazo de tuberías, válvulas y bombas.

Mientras no se identifiquen y se corrijan los salideros, causa principal de la pérdida de más de la mitad del agua que se procesa, y garanticen abastos adecuados durante sequias como la actual, la AAA no podrá corregir su crisis financiera.

En una entrevista reciente, el hidrólogo Greg Morris sostuvo que “reparar es mas costo-efectivo que construir”, porque “aunque no aumenta ingresos, reduce pérdidas y permite cobrar por agua producida”. Añadió que “la reparación agresiva de salideros rescatarían tanta agua, que el gobierno no tendría la necesidad de construir megaproyectos.”

Según un estudio reciente de la AAA, la magnitud de la pérdida de agua informada es tal, que prácticamente se pierden cerca de 100 galones diarios por cada ciudadano q reside en PR.

Con solo reducir las pérdidas de agua un 30%, la AAA podría manejar una sequía como la actual con medidas de control y racionamiento moderadas y podría implantar un programa de dragados a largo plazo, eliminando la necesidad de construir más embalses.

El sistema de alcantarillados tampoco ha recibido la atención requerida. Solamente el 57% de las casas tienen alcantarillado sanitario. Existen 650,000 pozos sépticos, incluyendo 200,000 unidades en o cerca de los centros urbanos, que son la causa principal de que el 93% de todos los tramos de ríos no sean aptos para contacto humano debido a la presencia de bacterias fecales que también se han detectado en muchas playas.

La crisis que atraviesa PR por la sequía pudo haberse previsto y evitado. Se ha demostrado que la AAA y el gobierno han fallado malamente en su responsabilidad de garantizar el abasto de agua para las necesidades más elementales de la población. Es imperativo convertir la AAA en una empresa auto-sostenible con la capacidad económica, recursos y controles necesarios para garantizar un servicio de agua de calidad durante sequias severas y tarifas más moderadas para los usuarios.

El agua es imprescindible para el progreso. Hay que protegerla y ponerla producir para PR.

Comments

Palabras del Patriarca, lunes 17 de agosto, 2015, ENDI

Palabras del Patriarca, lunes 17 de agosto, 2015, ENDI
Hernán Padilla
De cara a la crisis que estrangula al Partido Popular y el profundo conflicto interno que les impide articular una definición coherente de estatus, conviene revisitar las posturas de su patriarca, Don Luis Muñoz Marín, para beneficio de aquellos que rechazan la nación americana y están dispuestos a arriesgar la ciudadanía imponiendo una república asociada disfrazada “ELA soberano”.

Es por lo que aquí expongo, que García Padilla rehúsa definir el estatus, reconociendo en el fondo que un ELA soberano no territorial ni colonial, reteniendo la ciudadanía americana y la participación en programas y fondos federales, NO es constitucional y constituye una forma de independencia.

El libro del Lcdo. Gregorio Igartúa, “Muñoz el Americano”, es una valiosa fuente de hechos históricos que confirman el compromiso “federalista” de Muñoz, que no daba cabida a la independencia y mantenía viable la Estadidad como destino final.

Don Luis, en carta abierta al Gobernador Beverly se jactó de ser un “independista radical”, no obstante según Igartúa, “antes de ser gobernador abandonó su postura independentista”. De hecho, en 1955 admitió que “El pueblo de PR ha votado contra el separatismo, repetidas veces y en forma contundente”.

Los populares que rechazan a EEUU como nuestra Nación, saben que nuestra Constitución comprometió legalmente a los ciudadanos americanos residentes en PR a una relación “federalista” con EEUU. El Pueblo ratificó ese compromiso en el Preámbulo….“dentro nuestra unión con los Estados Unidos”, estableciendo: “Que consideramos factores en nuestra vida la Ciudadanía de Estados Unidos y enriquecer nuestro acervo democrático y disfrute de sus derechos y prerrogativas; la lealtad a los postulados de la Constitución Federal; y la convivencia en PR de las dos grandes culturas.”

Aunque Muñoz predicaba que había creado un “estado” nuevo, artificiosamente llamado ELA, se ha demostrado a la saciedad que nuestra Constitución NO cambió el estatus territorial y que desde que se nos concedió la ciudadanía americana nos hemos ido integrando más a la Unión Americana.

Igartúa señala que “el Congreso autorizó la Constitución para que rigiera los asuntos internos de PR y plasmó una “relación federalista” al igual a la de los estados” donde aplica la Clausula de Supremacía de la Constitución federal.

Ese cambio abrió las puertas a la Estadidad cuando Muñoz aceptó que Puerto Rico “puede llegar a la conclusión de que pudiendo pagar las contribuciones al tesoro federal, su pueblo quiera que se convierta en un estado federado de la Unión Americana”. Además, se acercó más a la Estadidad al integrarse a la política nacional en 1959, respaldando junto al PPD el voto presidencial para PR en vistas congresionales, y apoyando la participación de los puertorriqueños en las primarias de los partidos nacionales.

En su discurso de clausura de la Constituyente, Muñoz explicó que “como ciudadano de los Estados Unidos, si me dan a escoger entre que los EEUU estén formados por estados federados o estados confederados, yo daría mi voto por estados federados lo mismo que ahora”. Repitió que “El desarrollo del futuro dentro de la Unión Americana puede ser hacia que Puerto Rico pase a ser un estado más de la Unión Federal igual que los demás estados…”

En cuanto a la ciudadanía americana, dijo sin ambigüedades: “Yo no creo que estemos cobijados por la ciudadanía americana; yo creo que nosotros contenemos dentro de nosotros mismos la ciudadanía americana.” “No se puede ser pro-americano, yo concibo aquí en PR que nosotros somos americanos.” “Como todos los buenos ciudadanos, nosotros enriquecemos la ciudadanía de los EEUU, además de llevarla por dentro con orgullo y de enriquecernos con los valores de esa gran ciudadanía.”

Finalizó su discurso como un gran americano: “Qué Dios bendiga al Pueblo de Puerto Rico; Que Dios ilumine al Pueblo de la Unión Americana cuya ciudadanía contenemos en nuestro espíritu”.
¡Palabras del Patriarca!

Comments

Puerto Rico at the Crossroads by Lopez, 03/08/15

This past June, the scene at the Trump Tower resembled a promotional event for the WWE. Donald Trump was announcing his run for the 2016 GOP presidential nomination and in his infamous boisterous and unsavory way he said words that will forever will remembered by U.S. Latino voters.

When Mexico sends its people, they’re not sending their best. They’re not sending you. They’re not sending you. They’re sending people that have lots of problems, and they’re bringing those problems with us. They’re bringing drugs. They’re bringing crime. They’re rapists. And some, I assume, are good people.

Candidate Trump’s vicious attack on undocumented immigrants sent a shockwave throughout the GOP establishment. In its 2013 “autopsy,” the Republican Party realized that their outreach to Latino voters had to be amended. Mitt Romney, during the 2012 election campaign, had said that he would make life so hard for these people that they would just simply self-deport.

Luis Gutiérrez, congressman for the 4th district of Illinois, has been a champion for comprehensive immigration reform. Gutiérrez believes that undocumented immigrants should have a pathway to citizenship so that they can come out of the shadows in a process that would allow them dignity, justice and EQUAL treatment under the law. When it comes to Puerto Rico, however, Gutiérrez believes that U.S. citizens living on the island should not be EQUAL under the law.

Trump and others like him, do not think that people who have been in the U.S. for decades contributing to the economy should be afforded a shot at the American Dream. In the same way, Gutiérrez does not think that Puerto Ricans should have access to it either. His recent rant on the House floor was similar to Trump’s. While Trump says that undocumented immigrants are criminals and rapists, Gutiérrez says that Puerto Ricans are just too poor to become first class citizens. He actually said that we should “not get distracted by politics and pipe dreams of statehood”. That’s funny, coming from a guy who defends DREAMers.

Gutiérrez should read the 2011 White House Task Force Report on Puerto Rico. In it, the Obama Administration states that: …the Task Force recognizes that the status question and the economy are intimately linked. Many participants in the forums conducted by the Task Force argued that uncertainty about status is holding Puerto Rico back in economic areas. And although there are a number of economic actions that should be taken immediately or in the short term, regardless of the ultimate outcome of the status question, identifying the most effective means of assisting the Puerto Rican economy depends on resolving the ultimate question of status.

In short, the long-term economic well-being of Puerto Rico would be dramatically improved by an early decision on the status question.”

Unfortunately for the people of Puerto Rico, on the same day that a majority decided to end its colonial status, it also elected a government that has no interest in solving the status question. Just like in a football game when a team has the advantage and the head coach wants to run out the clock, he instructs the quarterback to take a knee. The pro-status quo Popular Democratic Party (PPD) has for decades played this game.

Thankfully, this game has now started to change. With a myriad of local, national and international reports on the current state of affairs of Puerto Rico, some members of the PDP have decided to change this pitiful and pathetic strategy.

Acknowledging that on the White House Task Force, the current status is thus defined (“Under the Commonwealth option, Puerto Rico would remain, as it is today, subject to the Territory Clause of the US Constitution”), a large number of PDP members have decided to opt for Free Association. Important members of the Party like San Juan Mayor Carmen Cruz, ex-governor Aníbal Acevedo and others (like my fellow Latino Rebels contributor Luis Gallardo) have raised their voices in favor of Free Association.
It is important to note how the White House Task Force defines Free Association:

Free Association is a type of independence. A compact of Free Association would establish a mutual agreement that would recognize that the United States and Puerto Rico are closely linked in specific ways as detailed in the compact. Compacts of this sort are based on the national sovereignty of each country, and either nation can unilaterally terminate the association.

PDP members who defend the Free Association option should be open and honest about what this option would mean for the people of Puerto Rico, including prospective loss of U.S. citizenship for those born after Free Association is established.

On December 2014, the US Congress passed the so-called “cromnibus,” a combination of a long-term omnibus spending bill and a shorter-term continuing resolution (CR). For the first time in a long time, the federal government gave Puerto Rico a tool to define its future. In this massive cromnibus, a small but important part includes 2.5 million dollars for education on a vote to resolve Puerto Rico’s political status. More importantly, it states that definitions on the ballot must be revised and approved by the U.S. Department of Justice.

It is time now to have a federally sponsored vote on our political future. Puerto Rico cannot succeed without knowing what its status will be 10 or 20 years from now. For Puerto Rico to win the future, it must not postpone its final decision on the status question. We must now decide if we want to be first class U.S. citizens with EQUAL rights and representation or if we want to join the community of nations through independence.

*** Javier López is a member of the Founders Council of Igualdad Futuro Seguro, a pro statehood PAC in Puerto Rico. He tweets from @AJaviLopez.

Comments

Operativo desesperado, END, 3 de agosto, 2015

Operativo desesperado
Hernan Padilla

Ante el enorme crecimiento y militancia del movimiento Estadista, el descalabro del experimento territorial denominado ELA, y el fracaso estrepitoso de la administración colonial que ha hundido al Pueblo en la desesperanza, el Secretario del PPD intenta reorganizar su colectividad prometiendo una campaña “sistemática y combativa en contra de la estadidad”.

En su desesperación comienzan su operativo mintiendo, alegando que “esta crisis no es culpa del ELA”, cuando es incuestionable que su fracaso ha arrastrado a PR al abismo económico. Peor aún, García Padilla proclama que hay que fortalecer el estatus colonial, mientras Perelló insiste en un ELA y un pacto que nunca existieron.

Para el movimiento estadista no es sorpresa que por décadas el PPD haya utilizado los recursos del gobierno para promover su ideología anti-americana tratando de desacreditar y atrasar la estadidad, el estatus que reclamó el 61% de los votantes en el plebiscito del 2012.

Para imponer su ideología anti-estadista han propiciado un “apartheid cultural” no empece que el preámbulo de la Constitución de PR afirma “Que consideramos factores determinantes en nuestra vida la ciudadanía de los Estados Unidos de América, la lealtad a los postulados de la Constitución Federal y la convivencia en Puerto Rico de las dos grandes culturas del hemisferio americano”.

Entre otros, eliminaron la enseñanza de inglés en las escuelas públicas, se arrogaron la designación de “nacional;” para programas y estructuras de gobierno como si Puerto Rico fuera un país separado de los EEUU. Buscan el apoyo de dictadores en Cuba y Venezuela; y utilizan a PRAFA como punta de lanza para pagar cabilderos con fondos públicos para promover sus agendas partidistas anti-americanas y anti estadistas.

García Padilla rehúsa definir el estatus en incumplimiento con el requerimiento del proyecto que asigna fondos para efectuar un referéndum avalado por el gobierno federal, porque reconoce que no es posible dentro de las leyes y la Constitución americana acoger un ELA soberano que no sea territorial ni colonial, que tenga los poderes de una república separada de los Estados Unidos, y que retenga a la vez la ciudadanía americana y acceso a los programas federales.

Ante el presente escenario, muchos populares presienten una derrota aplastante y se mueven para tratar de rescatar lo que les queda del ELA-colonial. Carmen Yulín Cruz afirmó, “El ELA tal y como está, no funciona y el país NO QUIERE la independencia. Aun así, propone “un ELA que no sea territorial ni colonial” y rechaza a EEUU insistiendo que “faltan herramientas de desarrollo económico porque estamos encadenados por los requisitos y las leyes de OTRO país”.

Cruz Soto sostiene que “no se podrá salir del problema debido al estatus político” y propuso una asamblea constitucional para resolverlo. Acevedo Vilá pretende disfrazar dicha asamblea llamándola “asamblea de estatus” (eliminando Constitucional) aunque reconoce que “no puede obligar al Congreso de los Estados Unidos a que acepte lo que se le propone”

Hernández Colón admite que una “Convención Constituyente”, según el Artículo VII de la Constitución de PR, requiere que dos terceras partes de ambas cámaras legislativas lo aprueben y que se someta a la votación del Pueblo.

Es por esas contradicciones que PR se sume en una crisis económica que destruye los cimientos. Irrespectivo del nombre, la realidad es que dicha asamblea es inconstitucional y que el pueblo emitió su veredicto en el referéndum del 2012, mediante el cual clara y contundente mente rechazó al ELA imperante y apoyó la Estadidad.

Los líderes del movimiento Estadista han planteado inequívocamente que es crucial para superar la crisis cumplir con la voluntad de los puertorriqueños de convertir la Isla en Estado de la Unión. Y no les quepa duda que la próxima consulta al Pueblo será al amparo de la Constitución de los EEUU para la admisión del Estado de Puerto Rico.

Comments

Quieren disfrazar Asamblea Inconstitucional de estatus, reproducción; original d 09/02/13

Quieren disfrazar Asamblea Inconstitucional de status 09/02/13
Hernán Padilla
Ante las contradicciones de los que pretenden celebrar una “Asamblea Inconstitucional de Status” según propone García Padilla, es necesario considerar las expresiones públicas de algunos de sus aliados y la Constitución de Puerto Rico.

Puerto Rico tiene el derecho a reconocer las diferencias entre los que proponen un juego político mediante un mecanismo que no tiene la menor oportunidad de resolver el problema del status y los que abiertamente apoyamos que Puerto Rico se convierta en un Estado de los Estados Unidos.

El ex-gobernador Hernández Colon propone un proceso sin límite de tiempo que “debe permanecer vigente hasta que logre su objetivo”. Reconoce también que no es tan fácil como pretende el PPD: “El procedimiento para convocar una Asamblea Constituyente, según el Articulo VII de la Constitución de Puerto Rico, requiere que dos terceras partes de ambas cámaras legislativas lo aprueben y que esta decisión se someta a votación al pueblo, no al antojo del PPD, sino en las elecciones subsiguientes.

Rafael confirma la dependencia del ELA-colonial y acepta que si hubiera tal “Asamblea” es el “Congreso que por ley establece el proceso para considerar las propuestas y quien tiene la autoridad para rechazarlas”.

Sin embargo, Aníbal Acevedo Vilá pretende disfrazar la Asamblea “inconstitucional” y recomienda llamarla “Asamblea de Status” (elimina Constitucional) , como si fuera otra comisión de status, para que no se apliquen “las normas jurídicas de las convenciones constitucionales”. Igual que RHC, reconoce que dicha asamblea “no puede obligar al Congreso de los Estados Unidos a que acepte lo que se le propone”

No pueden ocultar que no quieren ser parte de los Estados Unidos. Aníbal afirma que “no le veo ningún problema a que se incluya la opción de libre asociación (sin ciudadanía americana) como una cuarta alternativa”.

La Comisión de Status del PPD propone:”suscribir un pacto de asociación no colonial, y no territorial con los Estados Unidos basado en el ejercicio de la soberanía de ambos países (naciones independientes) y con plena validez internacional de conformidad con la Resolución 2625 (XXV) de la Organización de las Naciones Unidas. (Independencia o republica asociada)

Legisladores populares radicaron proyectos y posponen su consideración amparándose en una disposición constitucional para consultar si el pueblo desea que se convoque a una convención constituyente aunque choque contra el poder del Congreso, que impuso restricciones a la colonia limitando los poderes para enmendar nuestra Constitución.

Ante la estrategia popular, el Artículo VII de la Constitución de Puerto Rico es fácil de entender. Sección 1, La Asamblea Legislativa podrá proponer enmiendas a esta Constitución mediante resolución concurrente que se apruebe por no menos de dos terceras partes del número total de los miembros de que se compone cada cámara”. Este requisito no se puede cumplir ya que los líderes estadistas se oponen a una Asamblea Inconstitucional.

Los estadistas basamos nuestra posición fundamentalmente en la Sección 3. “Cualquier enmienda o revisión de esta Constitución deberá ser compatible con la resolución decretada por el Congreso de los Estados Unidos aprobando esta Constitución con las disposiciones aplicables de la Constitución de los Estados Unidos, con la Ley de Relaciones Federales con Puerto Rico y con la Ley Pública 600 del Congreso Octogésimo primero”.

Más que eso, insistimos que la independencia no es opción y que el ELA mejorado, ELA Soberano o la republica asociada no caben dentro del orden constitucional americano.

No importa como la llamen, Asamblea Inconstitucional, Convención, Comisión o Asamblea de Status, la realidad es que todas son innecesarias e ignoran que el pueblo emitió su veredicto, derrotó el ELA-territorial-colonial, revocó el consentimiento de los gobernados y el 61% apoyó la estadidad en el referéndum del 2012. La próxima Constituyente será al amparo de la Constitución de los Estados Unidos para el Estado de Puerto Rico.

Comments off

PELIGROSO DETERIORO EN EDUCACION, reproducida

PELIGROSO DETERIORO EN EDUCACION
HernanPadilla

La revelación de que 114,097 puertorriqueños han abandonado la Isla entre enero y septiembre del 2014—que Implica una proyección demográfica de apenas 3 millones para el año 2020—tiene que ser motivo de alarma para todos los sectores.

La fuga poblacional, particularmente del sector de edad productiva, es otra evidencia del fracaso del experimento político-económico del ELA-colonial. Entre los motivos que impulsan el éxodo masivo hacia los cincuenta estados predomina la aspiración de garantizar la mejor educación para sus hijos.

El 2014 selló el declive de las finanzas del gobierno cuando las agencias crediticias clasificaron los bonos del Gobierno Central y las principales corporaciones públicas como “chatarra” o de alto riesgo para los inversionistas. Esta caída a nivel especulativo más las erradas políticas públicas de la administración colonial se han convertido en una muralla, que junto a la merma poblacional, garantiza la continuación de la “depresión económica criolla” ya próxima a cumplir una década.

Puerto Rico no puede continuar ignorando la fuga masiva de ciudadanos competentes con potencial para generar actividad económica, El gobierno colonial parece estar empecinado en culminar la devaluación de su capital humano, empujando a nivel de “chatarra” el sistema público pre-universitario y universitario, condenando así a Puerto Rico a la bancarrota financiera y educativa, no solo de la presente sino de las próximas generaciones.

El estudio titulado “The Ascent and Decline of the Research and Graduate Studies University” in Puerto Rico1985-2014” documenta que la UPR marcó su pico de productividad y desarrollo en 2012, resultado del esfuerzo concertado de dedicados profesores—cuya contribución la presente administración parece ignorar– lograron que el recinto de Rio Piedras alcanzara la clasificación Carnegie de “Universidad Intensiva de Investigación”.

Está igualmente documentado que dicha productividad comenzó a declinar después del 2012. Esto, aunque traten de crear la ilusión de que trabajan para adecuar la productividad a las corrientes de globalización, y una política pública que, a los fines de aumentar el número de “estudiantes admitidos” sin ningún criterio de calidad, llevará la institución a un sistema de “admisión abierta” de facto.

Ante la emigración de más de 576,000 puertorriqueños en la última década y la consecuente contracción de matrícula en el sistema público– de 640,000 en los 90 a menos de 400,000 hoy–tal parece que lo mejor que se le ocurre a la UPR es menoscabar los requisitos a fin de aumentar el número de estudiantes. Prefieren esta salida fácil versus encaminar esfuerzos, difíciles pero urgentes, que garanticen que los que ingresen tengan las competencias necesarias para ser exitosos.

Como consecuencia de esta política pública populista, divorciada de lograr el aprendizaje y la competitividad, avoca a la UPR a convertirse en otro “colegio más de cuatro años”; haciéndola irrelevante como socio intelectual en la “economía del conocimiento” como herramienta para que Puerto Rico progrese.

Mientras, el Secretario de Educación informa que el Departamento no cuenta con suficientes maestros, a pesar de tener ahora una matrícula de 400,000.

Peor aún, pretenden resolver el problema rebajando los requisitos para los nuevos maestros a solo 15 créditos en la materia de enseñanza, y a un índice de 2.70, que apenas equivale a una clasificación de C. Pretenden también que nuestros estudiantes cumplan con las expectativas del gobierno federal y que estén preparados para estudios universitarios, y propiciar una nueva generación de puertorriqueños competitivos en la “sociedad del conocimiento”

Mientras tanto, miles de maestros cualificados continúan uniéndose al éxodo en busca de mejores condiciones de trabajo, ingresos, y calidad de vida. Ante el deterioro del sistema de educación pre-universitaria y el futuro incierto de la universidad del estado, familias enteras continúan mudándose a los 50 estados en busca de la igualdad de derechos, oportunidades y progreso que les niega el estatus colonial del mal llamado Estado Libre Asociado.

Comments off

Krueger y la quiebra del ELA, lunes 20 de julio, 2015, END

Krueger y la quiebra del ELA, lunes 20 de julio, 2015, END
Hernán Padilla

Puerto Rico presenta un tétrico cuadro económico. La economía ha colapsado, se reporta un desempleo sobre 12.4%, una tasa de participación laboral bajo el 40%, una desmedida fuga poblacional, un índice de pobreza sobre 43% y una alta dependencia de aportaciones federales para alimentación, salud, vivienda y necesidades básicas

El debate sobre la deuda pública ha puesto de manifiesto el fracaso del estatus territorial inmerso en déficits presupuestarios y una deuda de $73 billones, de los cuales entre $29-$34 billones corresponden a los sistemas de retiro, y otros tantos a las corporaciones públicas, incluyendo $9 billones de la AEE.

Desde antes de tomar posesión, las agencias crediticias advirtieron al ELA de García Padilla que no continuar las buenas prácticas precipitaría la indigencia, por lo que posteriormente clasificaron el crédito del gobierno central, el BGF y las corporaciones públicas en alto riesgo y chatarra.

Ante la incapacidad del gobernador de reducir gastos, balancear el presupuesto y negociar creíble y ordenadamente con los acreedores, proclamó públicamente que las deudas son impagables, escudándose en un informe a esos efectos contratado a Anne Krueger, ex funcionaria del Fondo Monetario Internacional.

La Representante Jennifer González denunció que dicho informe promueve el impago de PR para que el bufete que la sub-contrato lo instrumente, los mismos que formularon la llamada “Quiebra Criolla” y apelan su inconstitucionalidad ante el Supremo, que negociarán la reestructuración de la deuda y representarán a PR ante las esperadas demandas por incumplimiento.

Krueger sostiene que el déficit es mucho mayor de lo que se había asumido y que la ausencia de credibilidad es más severa que nunca. Su informe intenta distanciar la Isla de la nación americana, proponiendo alternativas como si fuéramos una republica como Grecia, y que redundan en destruir tanto al ELA-colonial como la viabilidad del ELA-soberano (república asociada). Entre otros, se atreve a recomendar la eliminación del salario mínimo federal, lo que impactaría 28% de los trabajadores puertorriqueños, y exacerbaría los crecientes niveles de pobreza.

Al afirmar que Puerto Rico no es un Estado destruye el nombre del “ELA”. Al sostener que el ELA no cualifica para la protección del Capítulo 9 de la Ley de Quiebras federal, confirmado por la Corte federal, evidencia que el ELA tampoco es “Libre “como alega el PPD.

Por su parte, la Congresista Nydia Velázquez, defensora del PPD y el estatus colonial, se encargó de destruir el calificativo de “Asociado”, cuando consigno por escrito al Presidente Obama que “PR es un territorio de los EEUU”. Igualmente, Ángelo Falcón, Director Ejecutivo del NILP, sostuvo que “la crisis de Puerto Rico es una crisis del colonialismo americano que no es viable”.

Reaccionando al informe Krueger, y en clara alusión a la falta de igualdad de poderes políticos, el economista Gustavo Vélez sostuvo que “Por la relación política con los EEUU, Puerto Rico está en un estado de indefensión política y jurídica que le hace más difícil la salida de la crisis”.

En entrevista con El Nuevo Día, el Comisionado Pierluisi, rechazó la tónica del informe y enfatizo que “Puerto Rico es un territorio con una economía regional dentro de la de EEUU, por lo que tenemos que ajustar nuestras estrategias al sistema político y económico de nuestra nación”.

Para abordar la crisis crónica que destruye nuestro futuro es perentorio resolver el estatus. La estadidad es punta de lanza para el crecimiento económico sostenido de Puerto Rico, ya que dará fin a la incertidumbre e inestabilidad inherente al ELA, que le resta atractivo a la inversión y la actividad económica.

La evolución y progreso de los 50 estados es más que elocuente, documentados por el ingreso per cápita, la capacidad de ingreso del gobierno y la calidad de vida de sus residentes, inmensamente superiores a la experiencia colonial.

Comments off

Discrimen contra la Mujer Puertorriqueña, 11 de mayo, 2015 REPRODUCCIÓN

Discrimen contra la Mujer Puertorriqueña, 11 de mayo, 2015

Hernán Padilla
El colapso político y económico del ELA acareará consecuencias adversas para todos los sectores y en particular, la mujer. Según el articulo sobre (Are we there yet?), “un grupo de mujeres profesionales que busca abrir camino a las féminas en el mundo de negocios, erradicar prejuicios y que luchan por la igualdad en espacio laboral” conversaron sobre “el prejuicio contra las mujeres que se ha convertido en el nuevo discrimen del siglo 21”.

Si bien felicito su iniciativa, ese esfuerzo no puede limitarse a la desigualdad en el trabajo y remuneración. Precisa igualmente analizar las condiciones inferiores que adolecen todas las mujeres en PR por carecer de las mismas oportunidades, empleos, salarios y progreso que disfrutan sus conciudadanas en los 50 Estados.

Respetuosamente sugiero reclamen los derechos constitucionales que hoy se les niegan a todos los ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico. La XIX Enmienda de la Constitución de EEUU establece que “el derecho de sufragio de los ciudadanos de los EEUU no será desconocido ni limitado por los EEUU o por Estado alguno por razón de sexo”. No obstante, las mujeres en la Isla permanecen privadas del derecho de votar por el Presidente y elegir una delegación Congresional que las represente.

La organización no partidista “Mujeres de Igualdad”, analizando los derechos de las mujeres en PR, sostiene que nuestra situación colonial las mantiene en una condición de inferioridad y discrimen y que la falta de igualdad política, la inequidad en el trato y la falta de oportunidades violentan sus derechos, es injusto e indignante para la mujer en Puerto Rico.

Durante el Foro “En busca de la Igualdad: Retrato de la Mujer Puertorriqueña”, (marzo 2014), se reportó una población de 1.9 millones de mujeres residentes en PR para un 52% del total; 43% son jefas de familia; y que 6 de cada 10 estudiantes universitarios y 13 de cada 20 graduados de universidades son mujeres.

De las mujeres de 25 años o más que trabajan, miles viven bajo el nivel de pobreza federal. La pobreza es una realidad para el 63% de aquellas sin Escuela Superior, del 38% de las que tienen alguna educación postsecundaria o Grado Asociado, y del 14% de aquellas con Bachillerato o más.
Se estima que unas 110,000 mujeres migraron al Continente entre 2010-2014, 52% con edad mediana de 30 años y en la fuerza trabajadora. Se van de la Isla mujeres solteras o con hijos en edad productiva, privándonos de las próximas generaciones indispensables para la continuidad de nuestra sociedad.

En el 2014 Rita Moreno nos recordó cuando ella emigró en busca de mejores oportunidades. Rita es un maravilloso ejemplo de superación y de cómo la desigualdad conduce a una despoblación cada vez mayor de PR. Como ella, mucha de nuestra gente talentosa y profesional se ve obligada a dejar nuestra Isla en busca de mejores probabilidades de éxito.

Mientras PR continúe bajo el estatus territorial- colonial, el fracaso económico y la falta de igualdad de oportunidades con los estados de la unión continuarán motivando que miles de mujeres se unan a los 5 millones que ya residen en el continente.

Las mujeres puertorriqueñas llevan una carga desproporcional de injusticia e inequidad. Les afecta la falta de acceso a servidos de salud adecuados; mejor educación para sus hijos; desigualdad en el trabajo y una remuneración inferior a los estándares nacionales y en comparación con la de los hombres en Puerto Rico.

Exhorto a las mujeres ciudadanas americanas residentes en PR a que reclamen el derecho a la igualdad que ellas y su familia merecen; derecho que solo se garantiza con la estadidad para Puerto Rico. Ese reclamo también es nuestra responsabilidad porque lograr la igualdad para la mujer y la familia es una lucha de todos.

Comments off

El ELA soberano y la república asociada, END, lunes 6 de julio, 2015

El ELA soberano y la republica asociada
Hernán Padilla
El ELA colapsó, y ya no hay como definirlo y menos cómo defenderlo, al punto que nadie representó el estatus quo colonial en las recientes Vistas del Congreso.

En dichas vistas el Comisionado Residente Pedro Pierluisi defendió el HR 727 “Puerto Rico Statehood Admission Process Act” que representa el reclamo del territorio para que se resuelva finalmente su estatus. Sostuvo que “la única posición moralmente aceptable”, es que los electores de Puerto Rico ratifiquen o rechacen que PR sea el estado 51 de Estados Unidos.

Por su parte, el Presidente del PPD ni asistió, ni remitió cual definición de estatus su partido propondría oficialmente para Puerto Rico. En su ausencia, Carmen Yulín Cruz-Soto abogó por un “Free Associated State” (ELA soberano o república asociada) mediante un “pacto de asociación” que determine los “poderes que la Isla delegaría a EEUU”, proposición que no es compatible con la Constitución Americana, porque la “libre asociación es un “tipo de independencia”.

En su testimonio, la Alcaldesa Cruz-Soto propuso una “asociación política, no colonial ni Territorial entre Puerto Rico y Estados Unidos en la que “los EEUU sería un país extranjero”. Aunque rechazan a Estados Unidos como nuestra nación, evaden mencionar el término “república asociada” porque saben que el pueblo no quiere la independencia.

Recuerden que mientras Cruz-Soto reconoce que la mayoría de los puertorriqueños desea retener su ciudadanía, ha dicho públicamente que “la ciudadanía americana es la gran muleta bajo este sistema político-económico”.

Por razones puramente electoreras, no quieren cumplir con la responsabilidad de definirse y someter el lenguaje al Departamento de Justicia federal para que determine si cumple con los requisitos legales, constitucionales y de política pública aplicables. No lo hacen porque saben que el ELA Soberano no cumpliría con dichos requisitos y sería rechazado.

Dentro del imaginario del PPD, “Puerto Rico es una nación” y su verdadera agenda es convertir la Isla en una república independiente tras el palio del llamado ELA soberano. Proponen “un ELA soberano fuera de los poderes del Congreso y de la Clausula Territorial” una nación independiente con representación internacional, control de asuntos laborales, de comunicaciones y de inmigración. Quieren poder suscribir tratados internacionales, controlar límites marítimos, redefinir uso de instalaciones militares americanas, control de los puertos, controlar asuntos ambientales, y hasta redefinir la ayuda que recibe Puerto Rico en casos de desastres naturales, entre otros.

Quieren además, eliminar el Tribunal Federal, la Agencia de Protección Ambiental, la Comisión Federal de Comunicaciones, la Guardia Costanera, y muchas otras agencias y programas que le sirven bien al Pueblo de Puerto Rico.

No obstante, omiten que para conseguir la libre asociación que desean, tendrían que lograr que el Pueblo de Puerto Rico rechace la “unión permanente” y se conviertan en un país independiente, antes de que Estados Unidos consideren un “pacto” con la nueva república. Además, “sustituir la Ley de Relaciones Federales para que no pueda ser modificada unilateralmente”; violaría la Constitución y la soberanía de los Estados Unidos.

Por tanto, “un pacto de libre asociación entre Puerto Rico y los Estados Unidos podría ser unilateralmente revocado por cualquiera de las partes en cualquier momento.
Queda demostrado fuera de toda duda que la República Asociada que ambicionan no tiene cabida alguna bajo la Constitución Americana.

Mucho más importante, el Pueblo de Puerto Rico ha expresado contundentemente que no quiere arriesgar su ciudadanía y la de las futuras generaciones, las garantías constitucionales, los derechos individuales, las libertades civiles, el progreso, la prosperidad y las oportunidades de crecimiento personal y colectivo de los puertorriqueños y otros ciudadanos americanos que residen en la Isla. Tampoco, quiere arriesgar la protección de la Constitución y la Carta de Derechos de los Estados Unidos y las garantías y protección de la Corte Federal y del Tribunal Supremo.

Comments off

igualdad–Mensaje ante el Comité de Descolonización de la ONU 06/22015

Igualdad, Futuro Seguro
Mensaje ante el Comité de Descolonización de la ONU

22 de junio de 2015
Señor Presidente, Distinguidos Representantes del Comité Especial de los 24. Mi nombre es Annabel Guillén Casañas, soy la Directora Ejecutiva de Igualdad, me acompaña el Lcdo. Steven Batista, quien representa en Puerto Rico a una organización de jóvenes que apoyan y trabajan por la estadidad para la Isla.

Igualdad es una organización cívica, no partidista presidida por el Dr. José Manuel Saldaña, ex Presidente la Universidad de Puerto Rico, reconocido no sólo por sus aportaciones a la Academia, sino también por ser una de las más importantes voces de opinión pública y análisis en la Isla.

Nuestra organización tiene como único propósito hacer valer la voluntad de nuestro pueblo y lograr la Igualdad plena para los 3.6 millones de ciudadanos americanos en la Isla, de manera que disfruten de los mismos derechos y responsabilidades de los que residen en el resto de los 50 estados de la nación.
Los puertorriqueños somos ciudadanos americanos desde 1917, sin embargo NO todos los derechos de la Constitución de los Estados Unidos se extendieron a Puerto Rico, los ciudadanos que allí residimos no tenemos la Igualdad de derechos, beneficios y oportunidad que los demás ciudadanos americanos.

Como ya conoce este comité el 6 de noviembre de 2012 se celebró en la isla un referéndum de status que contó con una participación electoral de 78% y en el cual el 61% de los electores favorecen la estadidad para Puerto Rico y un 54% se oponen al actual status colonial.

Nuestro pueblo atraviesa por la peor crisis fiscal, económica y social en la historia moderna. Algunos se lo atribuyen a malas administraciones, pero la verdadera raíz del problema es la situación colonial que vivimos en la cual la falta de igualdad y democracia hacen imposible el progreso, la seguridad y la justicia en todas sus dimensiones.

La realidad es que vivimos en una democracia a medias, tenemos procesos estatales similares a los de los estados de la Unión Americana, pero hasta ahí llega nuestra democracia. Puerto Rico no tiene representación a nivel federal, que no sea un Comisionado Residente que tiene voz pero no tiene voto. ¿Qué fortaleza puede tener un Congresista sin voto en un cuerpo que toma todas sus decisiones a base de votaciones?

Si Puerto Rico fuera estado tienen derecho a dos Senadores y cinco representantes, según nuestra población. Además del derecho a votar por el Presidente. Es la falta de ese poder político lo que permite que seamos tratados injustamente. Tratados como ciudadanos de segunda categoría, cosa que expresamente prohíbe la propia constitución americana.

Estamos viendo como nuestra isla se vacía. La migración ha llegado a números similares a los de los 50 cuando sobre150,000 mil puertorriqueños abandonaron la isla en busca de mejores oportunidades.
En aquella ocasión los puertorriqueños se fueron a recoger tomates y a trabajar en factorías. Hoy en día esa migración es distinta y más terrible.

Tenemos fuga de cerebros, se nos van los más educados, los profesionales, la clase trabajadora y los jóvenes. Es decir la sociedad que produce. Entonces qué nos queda? Nuestra isla se está convirtiendo en una sociedad de viejos pobres. Es necesario retener nuestro talento, pero para eso debe mejorar nuestra situación. Tenemos que brindarles las oportunidades que consiguen tan fácilmente en cualquier estado.

Resolver definitivamente el asunto del status es esencial para atender adecuadamente la deprimida economía de nuestra isla. Está más que probado que cada vez que un territorio pasa a ser parte de la Unión, su economía prospera. La seguridad que representa el ser parte los Estados Unidos, promueve la inversión de capital y por ende mejora la calidad de vida de sus ciudadanos. A eso aspiramos. Ese es nuestro derecho.

Reconocemos que este comité aboga por la independencia de los territorios que no han resuelto su status, pero Puerto Rico nunca ha solicitado su independencia, por el contrario lo que sí ha expresado contundentemente es su voluntad de ser parte igual de la nación a la que pertenecemos.

Como cuestión de hecho la fórmula de la independencia nunca ha logrado el respaldo del electorado, por el contrario el Partido Independentista Puertorriqueño sólo obtiene consistentemente un 3% de los votos. Evidenciado en las últimas tres décadas.

Escuchamos al Embajador de Cuba abogar por la independencia de Puerto Rico. Le decimos; Señor Embajador, usted no habla por nuestro pueblo. Nuestro pueblo ha expresado su voluntad con el poder del voto y no le corresponde a usted pedir para nuestra isla lo que ella no quiere.

Su pueblo se embarca en una ruta positiva, finalmente el diálogo con los Estados Unidos comenzó y tenemos la esperanza que esa nueva relación sea buena para los cubanos. Ya han dado un paso grande, ojalá sea el camino hacia la democracia. De la misma manera que su gobierno reconoció la necesidad de un cambio en Cuba, reconozca aquí que los puertorriqueños no queremos la independencia. Queremos la soberanía y el poder que nos brinda ser estado de la Nación Americana.

Señor embajador retire su Resolución del Pleno de este comité y trabajemos juntos en una nueva que represente verdaderamente la voluntad de nuestro pueblo.

Yo soy estadista porque amo inmensamente a mi isla. Me siento orgullosa de nuestras raíces y costumbres, encuentro nuestros campos hermosos y todavía no he visto en ningún lugar del mundo playas como las nuestras. Me gusta ver izada mi bandera, me hace falta el coquí cuando estoy lejos y sí, también me gusta escuchar un buen cuatro. Todos estos sentimientos y el amor por mi tierra es lo que me hacen luchar por su bienestar, por su futuro y por su progreso.

Todos los que estamos aquí hablando por Puerto Rico, compartimos el amor por nuestra tierra, pero amar a Puerto Rico, significa querer lo mejor para nuestra gente. Lo mejor es seguridad, prosperidad, calidad de vida y la recuperación económica que desesperadamente necesitamos.

Una vez más le pedimos a este cuerpo que al igual que aboga por aquellos pueblos oprimidos que necesitan más de una voz para ser escuchados, presente al pleno que reconoce los resultados del plebiscito y acepta que Puerto Rico es una colonia. Más aún le pedimos que abogue por nuestro derecho a convertirnos en el estado 51 de la nación a la que pertenecemos pero de la cual no somos parte.

Venimos hoy a pedirles que le exija tanto al Presidente como al Congreso de los Estados Unidos que asuma su responsabilidad de atender nuestro legitimo reclamo de Igualdad de inmediato. Nos encontramos frente al colapso de la colonia y nuestro pueblo no merece este trato injusto e indigno.

Comments off