Archive for June, 2015

igualdad–Mensaje ante el Comité de Descolonización de la ONU 06/22015

Igualdad, Futuro Seguro
Mensaje ante el Comité de Descolonización de la ONU

22 de junio de 2015
Señor Presidente, Distinguidos Representantes del Comité Especial de los 24. Mi nombre es Annabel Guillén Casañas, soy la Directora Ejecutiva de Igualdad, me acompaña el Lcdo. Steven Batista, quien representa en Puerto Rico a una organización de jóvenes que apoyan y trabajan por la estadidad para la Isla.

Igualdad es una organización cívica, no partidista presidida por el Dr. José Manuel Saldaña, ex Presidente la Universidad de Puerto Rico, reconocido no sólo por sus aportaciones a la Academia, sino también por ser una de las más importantes voces de opinión pública y análisis en la Isla.

Nuestra organización tiene como único propósito hacer valer la voluntad de nuestro pueblo y lograr la Igualdad plena para los 3.6 millones de ciudadanos americanos en la Isla, de manera que disfruten de los mismos derechos y responsabilidades de los que residen en el resto de los 50 estados de la nación.
Los puertorriqueños somos ciudadanos americanos desde 1917, sin embargo NO todos los derechos de la Constitución de los Estados Unidos se extendieron a Puerto Rico, los ciudadanos que allí residimos no tenemos la Igualdad de derechos, beneficios y oportunidad que los demás ciudadanos americanos.

Como ya conoce este comité el 6 de noviembre de 2012 se celebró en la isla un referéndum de status que contó con una participación electoral de 78% y en el cual el 61% de los electores favorecen la estadidad para Puerto Rico y un 54% se oponen al actual status colonial.

Nuestro pueblo atraviesa por la peor crisis fiscal, económica y social en la historia moderna. Algunos se lo atribuyen a malas administraciones, pero la verdadera raíz del problema es la situación colonial que vivimos en la cual la falta de igualdad y democracia hacen imposible el progreso, la seguridad y la justicia en todas sus dimensiones.

La realidad es que vivimos en una democracia a medias, tenemos procesos estatales similares a los de los estados de la Unión Americana, pero hasta ahí llega nuestra democracia. Puerto Rico no tiene representación a nivel federal, que no sea un Comisionado Residente que tiene voz pero no tiene voto. ¿Qué fortaleza puede tener un Congresista sin voto en un cuerpo que toma todas sus decisiones a base de votaciones?

Si Puerto Rico fuera estado tienen derecho a dos Senadores y cinco representantes, según nuestra población. Además del derecho a votar por el Presidente. Es la falta de ese poder político lo que permite que seamos tratados injustamente. Tratados como ciudadanos de segunda categoría, cosa que expresamente prohíbe la propia constitución americana.

Estamos viendo como nuestra isla se vacía. La migración ha llegado a números similares a los de los 50 cuando sobre150,000 mil puertorriqueños abandonaron la isla en busca de mejores oportunidades.
En aquella ocasión los puertorriqueños se fueron a recoger tomates y a trabajar en factorías. Hoy en día esa migración es distinta y más terrible.

Tenemos fuga de cerebros, se nos van los más educados, los profesionales, la clase trabajadora y los jóvenes. Es decir la sociedad que produce. Entonces qué nos queda? Nuestra isla se está convirtiendo en una sociedad de viejos pobres. Es necesario retener nuestro talento, pero para eso debe mejorar nuestra situación. Tenemos que brindarles las oportunidades que consiguen tan fácilmente en cualquier estado.

Resolver definitivamente el asunto del status es esencial para atender adecuadamente la deprimida economía de nuestra isla. Está más que probado que cada vez que un territorio pasa a ser parte de la Unión, su economía prospera. La seguridad que representa el ser parte los Estados Unidos, promueve la inversión de capital y por ende mejora la calidad de vida de sus ciudadanos. A eso aspiramos. Ese es nuestro derecho.

Reconocemos que este comité aboga por la independencia de los territorios que no han resuelto su status, pero Puerto Rico nunca ha solicitado su independencia, por el contrario lo que sí ha expresado contundentemente es su voluntad de ser parte igual de la nación a la que pertenecemos.

Como cuestión de hecho la fórmula de la independencia nunca ha logrado el respaldo del electorado, por el contrario el Partido Independentista Puertorriqueño sólo obtiene consistentemente un 3% de los votos. Evidenciado en las últimas tres décadas.

Escuchamos al Embajador de Cuba abogar por la independencia de Puerto Rico. Le decimos; Señor Embajador, usted no habla por nuestro pueblo. Nuestro pueblo ha expresado su voluntad con el poder del voto y no le corresponde a usted pedir para nuestra isla lo que ella no quiere.

Su pueblo se embarca en una ruta positiva, finalmente el diálogo con los Estados Unidos comenzó y tenemos la esperanza que esa nueva relación sea buena para los cubanos. Ya han dado un paso grande, ojalá sea el camino hacia la democracia. De la misma manera que su gobierno reconoció la necesidad de un cambio en Cuba, reconozca aquí que los puertorriqueños no queremos la independencia. Queremos la soberanía y el poder que nos brinda ser estado de la Nación Americana.

Señor embajador retire su Resolución del Pleno de este comité y trabajemos juntos en una nueva que represente verdaderamente la voluntad de nuestro pueblo.

Yo soy estadista porque amo inmensamente a mi isla. Me siento orgullosa de nuestras raíces y costumbres, encuentro nuestros campos hermosos y todavía no he visto en ningún lugar del mundo playas como las nuestras. Me gusta ver izada mi bandera, me hace falta el coquí cuando estoy lejos y sí, también me gusta escuchar un buen cuatro. Todos estos sentimientos y el amor por mi tierra es lo que me hacen luchar por su bienestar, por su futuro y por su progreso.

Todos los que estamos aquí hablando por Puerto Rico, compartimos el amor por nuestra tierra, pero amar a Puerto Rico, significa querer lo mejor para nuestra gente. Lo mejor es seguridad, prosperidad, calidad de vida y la recuperación económica que desesperadamente necesitamos.

Una vez más le pedimos a este cuerpo que al igual que aboga por aquellos pueblos oprimidos que necesitan más de una voz para ser escuchados, presente al pleno que reconoce los resultados del plebiscito y acepta que Puerto Rico es una colonia. Más aún le pedimos que abogue por nuestro derecho a convertirnos en el estado 51 de la nación a la que pertenecemos pero de la cual no somos parte.

Venimos hoy a pedirles que le exija tanto al Presidente como al Congreso de los Estados Unidos que asuma su responsabilidad de atender nuestro legitimo reclamo de Igualdad de inmediato. Nos encontramos frente al colapso de la colonia y nuestro pueblo no merece este trato injusto e indigno.

Comments off

Igualdad en la salud; lunes 22 de junio, 2015; END

Igualdad en la salud
Hernan Padilla
Aquellos que se empeñan en negar que EEUU sea nuestra Nación, pretenden hacernos creer que el ELA-colonial tiene los poderes y recursos para superar la crisis que se ha precipitado bajo el fracasado modelo del estatus territorial.

En una petición al Presidente Barack Obama, no reparan en aseverar que “los puertorriqueños son ciudadanos estadounidenses, tributan los mismos impuestos de Seguro Social y Medicare como en los cincuenta estados, pero reciben menos fondos”, y “que el 60% de la población de la Isla recibe su cuidado de salud a través de Medicare, Medicare Advantage o Medicaid”.

El Plan de Salud del Gobierno “Mi Salud” enfrenta inmensas dificultades para cumplir con los pagos a médicos, profesionales de la salud, laboratorios y farmacias. Al punto, que muchos especialistas, han dejado de aceptar a nuevos pacientes, y la migración de profesionales de la salud se ha exacerbado.
Toda vez que PR no es un Estado, al aprobarse Obama Care , asignaron $6,300 millones de Medicaid para implantar o expandir los servicios de salud con la expectativa que dichos fondos alcanzarían hasta el 2019, cuando PR asumiría la responsabilidad de darle continuidad con sus propios recursos.

No obstante, se han consumido estos fondos tan rápidamente que se agotarán al 2017. Complica la situación la determinación del gobierno federal de aplicar un recorte de 11% a los pagos de Medicare—que según El Nuevo Día equivale a $300 millones—que los planes tendrán que absorber a partir de enero del 2016, afectándose los pagos a hospitales, farmacias y servicios en el hogar.

Existen 745,000 beneficiarios de Medicare en PR, 75% de ellos participantes de Medicare Advantage. El colapso del sistema de Medicare Advantage suscitará una migración de hasta 250,000 beneficiarios de Medicare Platino, que administran las aseguradoras privadas, hacia el Plan de Mi Salud, el programa Medicaid de la Isla, representando un costo adicional de $400 a $800 millones

De acuerdo a la llamada “Coalición para Atender la Crisis del Sistema de Salud”, “entre los recortes de Medicare Advantage y el agotamiento prematuro de los fondos de “Medicaid”, el déficit proyectado puede alcanzar $1,800 millones anuales.

El Comisionado Residente, Pedro Pierluisi, ha expuesto que no siendo PR un Estado, recibimos un trato desigual por parte de los programas Medicaid y Medicare. La condición de territorio-colonial coarta un cuidado asequible y de calidad a las personas de edad avanzada e individuos con impedimentos suscritos a Medicare Advantage.

Ante la triple crisis, Pierluisi presentó legislación para asegurar pleno acceso a los fondos Medicaid y evitar que el sistema de salud de PR caiga en semejante precipicio fiscal

Propuso además, extender a PR el programa de Medicaid que otorga pagos a hospitales que atienden un porcentaje desproporcionado de pacientes de bajos ingresos; mejorar la tasa de pagos a los programas Medicare Advantage; que los hospitales reciban el mismo reembolso que los estados por la admisión de pacientes de Medicare Parte A; que los beneficiarios en PR tengan acceso automático a la Parte B de Medicare; y que las aportaciones federales a los planes Medicare Advantage sean justos, tal que puedan continuar proveyendo servicios asequibles y de alta calidad.

La ineludible realidad es que la debacle de “Mi Salud”, los Centros CDT, ASES y los Centros 330, los recortes unilaterales en Medicare y la incapacidad de manejar prudente y efectivamente los fondos de Obamacare de Medicaid, se deben fundamentalmente a que PR carece de los instrumentos necesarios para superar la presente crisis, consecuencia directa del ya caduco estatus territorial-colonial.

Es pues, imperativo, resolver el estatus político para adquirir las prerrogativas que nos brindaría la Estadidad para enfrentar muchos de los problemas fiscales y operacionales que menoscaban los servicios de salud a nuestro pueblo, especialmente los más desprovistos, aquellos con necesidades especiales y de edad avanzada.

Comments off

Juventud reclama un cambio lunes 8 de junio, 2015

Juventud reclama un cambio lunes 8 de junio, 2015
Hernan Padilla

El estancamiento económico que experimentamos limita las oportunidades de empleo personal y de creación de empleos a jóvenes empresarios. Han causado que miles de jóvenes abandonen la isla buscando nuevas y mejores oportunidades de educación, progreso y mejor calidad de vida.

La crisis económica, política y social que vivimos bajo el ELA-colonial ha provocado el éxodo poblacional que a su vez debilita la cohesión familiar, afectando esa institución como figura central de nuestra sociedad y la base de nuestra cultura.

Las estadísticas de la página web del “Instituto del Desarrollo de la Juventud”, sirven para entender la preocupación de los jóvenes que no disfrutan de las mismas oportunidades y progreso. El 41% de los hogares con niños y jóvenes necesitan ayuda del Programa de Asistencia Nutricional; 44% de niños entre 3 y 4 años no están matriculados en pre-kinder; el 57% de la población menor de 18 años vive bajo el nivel federal de pobreza; y el promedio intermedio de ingresos de familias con menores de 18 años es solo $20,459 (muy por debajo del Estado con menor ingreso y del ingreso nacional promedio).

Ante la crisis crónica que afecta a la juventud puertorriqueña, Anthony Carrillo, VP Caucus Hispano de Juventud Demócrata, insiste en que “la falta de oportunidades en la isla no puede estar desligada de nuestra relación política territorial actual”. Carrillo enfatiza que “el argumento del PPD de que el estatus no está en issue” pierde validez cuando observamos los datos y la evidencia sobre la fuga de talento joven en nuestra isla”.

Además, sostiene que el gobierno actual ha olvidado el llamado de miles de jóvenes que rechazaron el status actual y votaron a favor de la estadidad en el 2012. Carrillo está convencido de que la Estadidad representa mayores y mejores oportunidades; garantiza igualdad política e inspira esperanza a nuestra juventud que demanda un cambio a nuestro fallido sistema sociopolítico; y promoverá mayor actividad económica, creación de riqueza y oportunidades de empleo para las nuevas generaciones.

Kevin McClintock, quien estudia Ciencias Políticas y Gobierno en la Universidad de Georgetown, resumió que aunque los puertorriqueños son ciudadanos americanos, la vida de un niño puertorriqueño es muy diferente a la de sus hermanos residentes en los estados.

Se refería a las desventajas del estatus colonial que afectan la vida de un puertorriqueño desde que nace porque se siente la desigualdad tanto para el individuo como para su familia.

Otra faceta de la desigualdad la experimentamos mientras vamos creciendo. En Puerto Rico, no tenemos el derecho de votar por el Presidente de los Estados Unidos, ni por oficiales electos que nos representen con su voto en el Congreso. McClintock exclamó “Me siento desigual a mis compañeros de clase, porque ellos sí tienen el derecho de salir a votar cada dos años”.

No cabe duda que aunque Puerto Rico parece un estado por la manera que vivimos, el sistema de gobierno, y el hecho de que somos ciudadanos Americanos, nuestro status colonial nos niega la igualdad de derechos que se disfrutan en los 50 Estados.

Zulma Rovira, JD, Presidenta de la Juventud de Igualdad Futuro Seguro, sostiene que la estadidad es la mejor herramienta para lograr la igualdad a la que aspira la juventud para todos los ciudadanos de EEUU que residen en PR. “La igualdad como ciudadanos americanos brinda esperanza a la juventud y a los jóvenes profesionales”.

Dentro de la estadidad disfrutamos de todos los derechos de la Constitución de los Estados Unidos, se logra la aplicación uniforme de todas las leyes aprobadas por el Congreso, se elimina la desigualdad política y constitucional entre los ciudadanos de los otros 50 estados y los ciudadanos residentes de Puerto Rico y se garantizan los mismas condiciones, derechos y oportunidades para lograr un mejor futuro.

Comments off