El Plan Fiscal Fracasado, 24 de octubre, 2016

lunes, 24 de octubre de 2016
El plan fiscal fracasado

Por fin el gobernador García Padilla sometió un plan fiscal de 10 años requerido por la Junta Federal. No faltaron excusas para no reconocer que se inflaban los ingresos continuando la política de gastar más allá de los ingresos y tomar prestado, sin tener los recursos para pagarlos. Dicha política llevó al ELA a una crisis fiscal sin precedentes que obligó a al entonces gobernador Fortuño a tomar medidas extraordinarias para reducir los gastos y mejorar la clasificación crediticia de Puerto Rico.

En la introducción, confesó que su plan fiscal anterior no resultó adecuado para controlar los déficits del gobierno, pagar la deuda pública y proveer servicios esenciales.

Ante el fracaso de García Padilla para estabilizar la economía y controlar los gastos desmedidos, el Congreso aprobó PROMESA con las herramientas necesarias para rescatar a Puerto Rico y resolver la crisis e insistieron en que el equipo de García Padilla presentara estados financieros auditados. Ahora, la Junta les requiere que presenten un plan fiscal a largo plazo, informes semanales de ingresos y gastos y presupuestos balanceados.

Aún sin tener estados financieros del 2015-2016, el plan fiscal proyecta un déficit de ingresos de $59 billones sobre los gastos proyectados en la próxima década. El plan es tan inconsecuente, que de aprobarse, mantendría un déficit acumulado de $40 billones en diez años.

Sorprende que con los déficits proyectados no se incluyan mayores medidas de reducción de gastos, aumento de recaudos y un plan de desarrollo económico enfatizando las APP. Urge reducir los gastos innecesarios del gobierno, nombramientos de confianza, empleados políticos, contratos injustificados, cabilderos, publicidad. Existen situaciones apremiantes que requieren financiamiento adicional de $35.3 billones. Los fondos federales asignados para servicios de salud se gastaron prematuramente. Los sistemas de retiro no tienen liquidez y requieren asignaciones adicionales. Presentaron un cuadro falso de crecimiento económico, pero ahora afirman que la contracción económica de -1.7% anual impactará negativamente la capacidad de financiamiento durante la próxima década.

Puerto Rico necesita crecimiento económico sostenible que propicie estabilidad fiscal para salir de la crisis, pero insisten en un plan de crecimiento económico basado en el programa inefectivo de mantengo corporativo que no ha generado crecimiento sostenido ni creación significativa de empleos.

El informe reconoce que casi la mitad de la población vive en la pobreza y depende de servicios de salud públicos; que es necesario proteger personas vulnerables, mayores, jóvenes, discapacitados y de menos ingresos; que la seguridad pública requiere más recursos; y que los sistemas de retiro requieren fondos para asegurar los pagos de los pensionados.

A pesar de su ideología antiamericana, ahora García Padilla reclama igualdad y acción inmediata de parte del gobierno federal para resolver la crisis e implora que el gobierno federal sea un “socio” activo para lograr crecimiento económico y eliminar el déficit. Rechaza a Estados Unidos, pero pide paridad en fondos federales como si Puerto Rico fuera un estado, incluyendo Medicad, Medicare, ACA y crédito contributivo por ingresos.

Les recuerdo que la Junta tiene la responsabilidad de revisar y aprobar los planes fiscales de las corporaciones públicas como la AAA, AEE, BGF, Carreteras, COSSEC, UPR, AFI, FSE, Sistema de Retiro, y otros. “Ninguna de las dependencias cubiertas puede proceder con transacciones que pudieran tener un impacto financiero, que incluyan asuntos relacionados a la deuda, garantías, modificaciones, compras, redimir o entrar en transacciones similares relacionadas sin la aprobación de la Junta”.

Para muestra un botón basta. Solo he citado algunas expresiones de las 100 páginas de este plan fiscal. Ricardo Rosselló sustenta que este plan es “otra demostración vergonzosa del descalabro de esta administración”. Probablemente la Junta decida esperar a la nueva administración para solicitarle un plan que sea viable. El reto de Rosselló es enorme, pero ha presentado un programa de gobierno comprometido con la estadidad que servirá de base para someter un Plan fiscal acertado y realista.

Comments off

Document submitted to the Bicameral Task Force, October 13th, 2016

Submission to Congressional Task Force
A tool for analyzing Puerto Rico: “I know it when I see it.”
Hernan Padilla

Supreme Court Justice Potter Stewart said in a now famous decision:”I know it when I see it.” The purpose of my submission to the Congressional Task Force is to show why Justice Stewart’s quote is the most appropriate one to describe the situation in Puerto Rico, and why it is incumbent on the Congressional Task Force to recognize the magnitude crisis and to respond with boldness.

Expert opinions and mounds of data rationalizing key initiatives designed to undo the fiscal and economic crisis will have flooded the Congressional Task Force. I try to will articulate the solution, the interim steps, the hazards, and the irrationality leading to the current mess.

The members of the Task Force have been elected to represent their constituents. Now they must adopt the residents of Puerto Rico as their constituents. Listen to Puerto Ricans and act on their behalf. The members of the Task Force bear the responsibility of transforming this un-American situation so that the US Citizens who reside in Puerto Rico can act and speak for themselves. The constituents who elected the Task Force members would vote for that transformation, that upholding of American representation.

We are in the 21st century but Puerto Rico remains mired in an economic, political, and human rights tangle. Real economic stagnation was cleverly obscured and has prevailed in Puerto Rico for decades. Statehood is the 21st century solution.

The 2012 vote indicated dissatisfaction with the current status situation and favored statehood, and thus an avenue for alleviating the political labyrinth was opened. Yet nothing more has been done. Congress needs to listen to this voice of self-determination and take action.

This lack of representation is a clear human rights issue. Residents of the island are second-class citizens, and they need only hop on any airline to Salt Lake City to become first class citizens. Puerto Ricans in the foxholes must obey their commander in chief, but they cannot vote for him. Payroll taxes are deducted, and they confront taxation without representation.

At last, the territory of Puerto Rico has become a problem that will not go away. Politicians and lobbyists of all stripes still cry to put the status issue on hold until the “problem” is dealt with. My submission to the Congressional Task Force is that status is, and has been, the problem, and until Puerto Rico is granted a clear path to statehood the mess will continue and probably worsen.

The term “status neutral” was coined to avoid dealing with the local politics of Puerto Rico. Even the eminent Brookings Institution published a “status neutral” volume on Puerto Rico. “Don’t Ask; don’t tell” is no way to formulate economic policy.

The US Citizens of Puerto Rico need Statehood to have the same constitutional and is needed for human rights and political voice that all other US Citizens in the 50 states have. Statehood is the only option for sustainable economic growth in the 21st century. Statehood brings certainty, permanence, stability and accountability that are pre-requisites for sustainable economic development. Puerto Rico’s current colonial situation precludes their existence.

Sustainable economic growth must be home grown; it cannot be imported, cannot be built on temporary tax gimmicks and cannot rely on the whims of rating agencies.

Until the U.S. Congress welcomes Puerto Rico as the 51st state, the economic and social situation will not change. There are many successful Puerto Rican entrepreneurs, but they are in Orlando or Austin or Holyoke or Baltimore. Local entrepreneurs will not add to the risk of innovation, of starting a business, by investing in a whimsical and over-regulated market. Puerto Rican entrepreneurs have been educated to take their ideas and exploit them on the mainland. Statehood would generate more and longer-term investment.

The economic concept should be clear. The bulk of the fuel for sustainable economic growth must come from domestic investors. Puerto Rico must wake up to the realities of the 21st Century. Puerto Rico has many advantages, and the greatest one is the opportunity of statehood, and that window of opportunity must be captured forthwith.

The members of the Congressional Task Force should not yield to the temptation of temporary relief, because in this case the patient will return in no time flat. The Congressional Task Force must use its unusual power to widen the opening, and it must be cautious not to support initiates that might obstruct the path to statehood.

There will be a transition period before Puerto Rico can exercise the full powers of statehood. First, the membership in the House must be increased before Puerto Rico can cast a vote. Second, Puerto Rico will need to be integrated fully into the domestic internal revenue code. Third, the “special” territorial clauses in legislation will need to be redrafted and then win congressional approval. In addition, a careful scrutiny of the rules and regulations will be necessary so that Puerto Rico can function like a state.

However, the Task Force can advocate that Congress pass legislation which will have an immediate impact. The short run goal of the Task Force: level the playing field. Puerto Rico deserves laws or provisions identical to those of the rest of the United States.

Puerto Rico needs immediate actions. I would recommend 1) qualifying Puerto Rico for the earned income tax credit, 2) providing ample funds for the island’s dilapidated infrastructure, and 3) encouraging a focus on, and allocating funds for, tourism. Immediate investment in infrastructure is a must as much for humanitarian as for economic reasons. Americans should not live without water or power. Americans should have job opportunities, and infrastructure investment fits that bill.

Then a 21st century focus on tourism is a must. The beautiful island has great weather and countless non-stop flights. Why has tourism in Hawaii boomed while tourism in Puerto Rico remained dormant? Tourism would provide an excellent opportunity, and Puerto Rico cannot afford to neglect any opportunities. PROMESA’s Revitalization Coordinator must be given the funds and expertise to propel Puerto Rico into a tourism winner.

Finally, the Task Force must ensure that the failed policies of the past are not reinstituted. Section 936 of the tax code has fans who profited beyond peanuts and crackerjacks. 936 benefitted lobbyists and some Fortune 500 companies, at an immense cost to the U.S. taxpayer and little to generate either jobs or economic growth for Puerto Rico economy.

Justice Stewart’s observation hits the bull’s-eye where Puerto Rico is concerned. Even with 936 Puerto Rico did anything but catch up to the 50 states. In the same period without special benefits such as 936 Korea, and even Mainland China, became economic powerhouses. The Puerto Rican strategists, their rigid views, and 20-20 hindsight undercut the emergence of strong Puerto Rican foundations for growth, retarding the expansion of Puerto Rican based business and the development of a skilled labor force.

In conclusion this submission has a simple goal, and that is convincing the Congressional Task Force that statehood now is the only answer. The “status issue” cannot be put on the back burner. The mission of the Task Force is economic growth. The resolution and solution of the status issue would open the door to Puerto Rico’s economic growth!

Comments off

2do Debate Presidencial, 10 de octubre, END

PUNTO FIJO
por Hernán Padilla
💬18
lunes, 10 de octubre de 2016
El debate selló el triunfo de Hillary Clinton
Aunque bajo el status colonial no existe la igualdad de derechos constitucionales en Puerto Rico y los 3.4 millones de ciudadanos americanos residentes en Puerto Rico no tienen el derecho a votar por el presidente de los Estados Unidos, muchos siguen de cerca el proceso electoral a nivel nacional.

Desde hace décadas, los puertorriqueños han sido participes en el Partido Demócrata y el Partido Republicano de Puerto Rico, eligen directivos y delegados al Comité Central Nacional de cada partido, participan activamente en los procesos políticos a nivel nacional, celebramos primarias o caucus para elegir el candidato a Presidente, y enviamos delegaciones a las Convenciones nacionales para aprobar las plataformas de gobierno y elegir al candidato oficial de cada partido.

La elección es un proceso democrático donde los candidatos presentan su visión y compromisos programáticos para reclamar el voto de los electores. A un mes de las elecciones federales, se celebró el segundo debate entre Hillary Clinton, demócrata y Donald Trump, republicano.

El debate parece que selló el proyectado triunfo de Hillary Clinton. En una encuesta post debate de CNN el 57% favoreció a Hillary y 34% vio a Trump ganar el debate. Personalmente creo que fue casi empate, pero Trump necesitaba una victoria apabullante y no la obtuvo.

Ante las reacciones a unas grabaciones en las que Trump ofendía a las mujeres, el candidato republicano decidió atacar al expresidente Bill Clinton como un abusador de las mujeres y presentó a tres mujeres que lo habían acusado y demandado en el pasado para desviar la atención del público y la prensa. Hillary no se inmutó y repitió que Trump se caracteriza por sus ataques constantes en contra de las mujeres, los inmigrantes, los latinos, las minorías y hasta los discapacitados.

Trump amenazó a Clinton con que si llegaba a la presidencia pediría al Secretario de Justicia una investigación sobre el uso privado de un sistema de correo electrónico y los emails que fueron borrados para enjuiciarla y encarcelarla. Esta amenaza ha sido criticada como una de las prácticas de los dictadores para atacar a sus opositores, y que los candidatos que ganan nunca amenazan a encarcelar a sus contrincantes.

Cuando se les pidió que dijeran algo positivo del otro candidato, Clinton alabo a Trump por haber influido a que sus “hijos fueran capaces y leales”, mientras que Trump dijo que Hillary s una mujer “luchadora y que no se rinde”.

Como era de esperar, el tema de Puerto Rico no fue mencionado. Hubiera sido interesante conocer sus posiciones sobre Puerto Rico, la economía, la crisis fiscal y el status.

Al menos, antes del debate, Clinton había expresado que “Necesitamos una estrategia de recuperación que promueva el crecimiento; que trabajando juntos podemos proteger el sistema de salud, las pensiones, los salarios y el bienestar de los puertorriqueños”; que el próximo presidente de EE.UU. debe tener “una visión específica y realista para poner a Puerto Rico en un camino de estabilidad y prosperidad”; que se ha “comprometido a garantizar que los puertorriqueños sean tratados con igualdad”; que los puertorriqueños sean tratados con igualdad en Medicare, Medicaid y otros programas que benefician a las familias; y que programas como el Crédito Contributivo por Niños (Child Tax Credit) y el Crédito Contributivo por Ingresos Devengados (Earned Income Tax Credit) estén disponibles a todos los trabajadores de bajos ingresos, los ancianos y los discapacitados”.

Más importante aún, Clinton dijo que hará “todo lo posible” por resolver el status político de Puerto Rico y apoyará cualquier proceso que sea “justo y consistente con la Constitución y las leyes de los Estados Unidos, tal como una votación estadidad sí o no.

Los nuevos líderes de Puerto Rico, republicanos y demócratas, tienen que prepararse para trabajar con los que salgan electos a nivel nacional para lograr la plena igualdad, el progreso y el desarrollo económico que añora el pueblo de Puerto Rico.

Comments off

Elecciones plebiscitarias, lunes 10 de octubre, 2016

lunes, 10 de octubre de 2016
Elecciones plebiscitarias
A un mes de las elecciones, todos los electores deben considerar el compromiso y la plataforma del único partido que se compromete a resolver el futuro político-ideológico de Puerto Rico.

La plataforma del PNP enfatiza que “la indefinición política afecta de manera directa y adversa cada uno de los aspectos sociales y económicos que tocan el diario vivir de los puertorriqueños”. Sobre el impacto del estatus en la economía, advierte que “nuestra relación colonial crea desigualdad en los fondos federales que recibe Puerto Rico en comparación con otros estados” y “presenta barreras que perjudican el comercio interestatal entre Puerto Rico y Estados Unidos”.

Concurro en que “la indefinición actual es la causa principal de los problemas que afectan a Puerto Rico”, y que la “estadidad nos dará todos los derechos plenos que debemos disfrutar como ciudadanos americanos, generará más estabilidad política y propiciará un mayor nivel de inversión pública y privada y creación de empleos”.

Está claro que el programa de gobierno del PNP está “firmemente vinculado a una transición hacia a la Estadidad” y proponen “adelantar todas las iniciativas posibles que nos acerquen a la estadidad y nos permitan alcanzar la plena igualdad política y económica con los demás Estados de la Unión”.

El PNP se compromete a luchar para lograr paridad en las transferencias federales, en programas como Seguro Social y Medicare, y gestionar más fondos para proyectos de desarrollo económico”; “eliminar las barreras al comercio interestatal; “y conseguir la igualdad en la calidad de los servicios médicos y de educación que recibimos, y en el ingreso per cápita de nuestra gente”.

Reafirman que “cualquier solución que provenga del Congreso dirigida a resolver los problemas socioeconómicos de Puerto Rico tiene que estar vinculada con la descolonización y la unión permanente, la ciudadanía americana y los derechos, privilegios e inmunidades consignados en la Constitución federal.

El Congreso y el Ejecutivo aprobaron la Ley PROMESA que valida “realizar el plebiscito autorizado por la ley pública federal 113-76 que asigna fondos federales para resolver el estatus con fórmulas aprobadas por el DOJ federal. Una estrategia de presión sin agotar el proceso que nos brinda el Congreso pudiera ser contraproducente y atrasar el proceso para resolver el estatus.

Rosselló se compromete a radicar un Acta de Admisión de Puerto Rico como el Estado 51; adoptar como política pública el cumplimiento de lo aprobado por el pueblo en el plebiscito del 2012; y comenzar el proceso para designar a nuestros emisarios que reclamarán su derecho a sentarse en el Congreso.

Confió que para que esa delegación sea reconocida por el pueblo y el Congreso, la misma sea electa mediante un proceso que cumpla con la Constitución y la jurisprudencia electoral. Este proceso requiere legislación y fondos. De acuerdo a PROMESA, cualquier legislación presupuestaria tendrá que cumplir con los requisitos fiscales de la Junta Fiscal Federal.

Al emitir su voto, los electores tienen que considerar que la estadidad es el único status político que preserva y garantiza constitucionalmente la Ciudadanía de los Estados Unidos. El pueblo tiene que elegir un gobierno comprometido a sacar a Puerto Rico de la crisis fiscal, resolver el estatus y hacer todas las gestiones para traer los cambios que logren la igualdad que tanto añoramos para un mejor futuro.

El PNP es el único partido que promueve la estadidad, y sugiero que presenten su compromiso a manera de un contrato con el pueblo: “un voto por el PNP y sus candidatos equivale a extender un mandato para resolver la crisis fiscal y para utilizar todos los recursos necesarios que aceleren la solución del estatus y encaminen a la isla hacia la plena igualdad como estado”. Ese contrato moral y político garantizaría el triunfo electoral de un gobierno estadista dirigido por Ricardo Roselló. ¡No se engañe nadie, estas elecciones son plebiscitarias!

Comments off

Limbo del estatus afecta economía, lunes 26 de septiembre, 2016

El Grupo de Trabajo del Congreso sobre el crecimiento económico de Puerto Rico fue creado para analizar los impedimentos al crecimiento económico, alcanzar acceso equitativo a programas federales de salud, y proponer leyes y programas federales para lograr un crecimiento económico sostenible, crear empleos, reducir la pobreza y atraer inversiones.

A pesar de que el Grupo advirtió “falta de datos confiables”, los Congresistas tendrán que evaluar más de 335 propuestas y someter un informe a la Junta Fiscal Federal y al Congreso con sus recomendaciones antes del 31 de diciembre.

El Profesor Jaime Benson expresó que la contracción económica de una década complicada por decisiones equívocas de administración y la falta de transparencia del régimen actual llevaron a Puerto Rico a la insolvencia. Concurro que para salir de la crisis fiscal se requieren iniciativas a corto y largo plazo que promueva un crecimiento económico auto-sostenible.

Recomendó que le otorguen preferencia a Puerto Rico cuando el gobierno federal necesite adquirir productos y servicios que están disponibles en el complejo industrial entre Isabela y Aguadilla, especialmente si se están adquiriendo en países extranjeros. Además el Puerto Las Américas en Ponce, las instalaciones de Roosevelt Roads y el aeropuerto Rafael Hernández en Aguadilla, son ideales para el desarrollo de iniciativas comerciales entre Estados Unidos, América Latina y el Caribe.

Se destaca la propuesta para asignarle un trato preferencial para adquisiciones federales de servicios de tecnología de información, servicios profesionales-legales, mercadeo, ingeniería, consultoría, así como productos farmacéuticos, instrumentos médicos, textiles, ropa y comida procesada, y por supuesto frutas y productos agrícolas, entre otras que se producen en la Isla.

El Congreso debe extender a toda la Isla el programa de “Zonas de Desarrollo Empresarial o de Inversión” que fue aprobado en PROMESA para el 80% de la Isla. Cualquier incentivo federal a corto plazo para atraer inversiones debe estar atado a la creación de empleos en Puerto Rico.

La propuesta para “paridad de fondos federales y que traten a Puerto Rico como a un estado en fondos de Medicaid, Medicare y otros programas de salud requiere atención inmediata. Según Pierluisi “el sistema de salud está al borde del colapso”. Los fondos de ACA (Obamacare) se usaron aceleradamente, se agotaran mucho antes que lo proyectado y se requerirán $1,200 millones adicionales anualmente comenzando en 2018.

Se deben extender a Puerto Rico los programas del “Earned Income Tax Credit (EITC) y el Child Tax Credit (CTC)” que estimularían la economía por más de $1,000 millones anualmente. Si fuéramos un estado, las familias con dos niños con ingresos de $28,000/año, que pagan $1,736 en SS y $406 de Medicare, recibirían pagos de $4,622 por EITC y $2,000 por CTC.

Para lograr un desarrollo económico sostenible, las iniciativas que se aprueben deben ser parte de un compromiso para la solución definitiva de la condición territorial-colonial de Puerto Rico. Según la sección 402 de PROMESA, para eliminar los impedimentos estructurales que afectan la economía, Puerto Rico no puede continuar en el limbo político que paraliza el crecimiento.

En su propuesta al Grupo de Trabajo, la organización “Igualdad Futuro Seguro” concluyó que “ser un territorio colonial limita las inversiones y el crecimiento económico a largo plazo” y advirtieron que no habrá una solución permanente a la crisis económica, ni se logrará progreso, estabilidad y crecimiento económico mientras no se elimine el impedimento principal del estatus territorial.

Cada nueva iniciativa federal que mejore la economía será un paso irreversible que se convertirá en la expectativa del Pueblo para mejorar la calidad de vida y nos acercará más a nuestra nación.

Urge celebrar un referéndum para que las acciones federales respondan y se ajusten al futuro político que apoye la mayoría. De Puerto Rico confirmar que quiere ser estado, los proyectos aprobados se convertirían en parte del proceso de transición hacia la Estadidad.

Comments off

PR necesita ayuda de la Junta Fiscal Federal, Lunes 12 de septiembre, 2016

PR necesita la Junta Fiscal Federal
Hernán Padilla

“PROMESA” llega cuando el pueblo ha perdido la confianza en el gobierno y los funcionarios responsables del desastre que ha paralizado el desarrollo económico y provocado un éxodo masivo de la población.

La “Junta de Supervisión Administración y Estabilidad Económica de PR” (PROMESA) resulta de una secuencia de eventos que llevaron a PR al precipicio fiscal que requieren intervención federal. A pesar de que la clasificación crediticia de PR mejoró durante la administración Fortuño, García Padilla sembró desconfianza en el mercado de bonos.

La desconfianza, generada por la ausencia de posturas serias por parte del régimen actual, obligó a las casas acreditadoras a pautar con degradaciones del crédito de PR. García Padilla reaccionó irresponsablemente con el ” me vale” y el reto de que “si querían tener poder que formaran un partido político y vinieran a participar”.

Luego de innumerables desaciertos, AGP cerró las posibilidades de dialogar cuando, a espaldas del pueblo, afirmó que la deuda pública era impagable. Desesperadamente aprobaron una “ley de quiebra criolla”, que fue declarada inconstitucional por la Corte Federal.

Perdimos el buen crédito y la confianza de los mercados, nos convirtieron en una isla degradada económica, fiscal y moralmente. Para ocultarlo, AGP planteó el tema de una crisis humanitaria como una estrategia política que resultó en una investigación congresional. Cuando el Senador Hatch solicitó estados financieros auditados e informes sobre las finanzas de PR, el gobernador le contestó que a él nadie le establecía un “ultimátum”, seguido por la trágica expresión separatista de que “PR es un país latinoamericano”, “No somos parte de Ustedes.”, y “Tenemos su ciudadanía por conveniencia”.

El régimen alega que no ha pagado la deuda por falta de recursos, pero asignan fondos para contratos con políticos acusados de corrupción, reclutan miles de empleados y convierten empleados gerenciales transitorios en permanentes “atornillarlos”.

Hacienda informa que los ingresos por contribuciones podrían ascender a $25,000 millones, cuando el presupuesto general es de solo $9,100 millones. El balance de unos $15,000 millones se destina a partidas que son aprobadas por la “presión de los que guisan con las exenciones y los legisladores que empujan y aprueban las mismas”. O sea, que hubieran podido tomar acciones correctivas revisando los incentivos, subsidios, donativos y leyes de exenciones según sugiere Zaragoza, y controlando los gastos y la corrupción para pagar las deudas.

Si existen dudas sobre el impacto que ha tenido la corrupción, una mayoría apoya la creación de la Junta Federal. Basta con leer los testimonios del caso federal en contra de varios ex funcionarios públicos “que colaboraron en eventos de recaudación de fondos para campañas políticas”.
El principal testigo relató cómo los líderes políticos lo visitaban antes de las elecciones y como se fueron de viaje a Europa a celebrar el triunfo electoral. Sobresale el esquema llamado la “pirámide” que levantó entre $700-$800 mil de donantes que aportaban 75% en efectivo y 25% en cheques, a todas luces ilegal.

La Fortaleza se convirtió en el centro de operaciones para que el convicto de catorce casos de corrupción, cabildeara por nombramientos y obtuviera contratos privilegiados en varias agencias del gobierno.

Esa es la realidad con que se encontrará la Junta Fiscal federal: un gobierno oculta los estados financieros auditados, que se negó a contestarle al Presidente del Comité que atiende los asuntos de PR en el Senado; un partido que subsiste del “inversionismo político” y se convirtió en la base de una pirámide de corrupción.

PR requiere la ayuda de la Junta Fiscal. El pueblo desesperado clama por un mejor gobierno que saque a PR de la crisis fiscal. La mayoría ideológica seguirá luchando por la igualdad que nos abrirá el camino a un mejor futuro y que nos brindará las herramientas y el poder político para lograr un desarrollo económico sostenible.

Comments off

Reproduccion- columna 2008 “No va a caer nieve”

No va a caer nieve agosto, 2008

A proposito de la celebración del mes de la Hispanidad en EEUU, les recuerdo de mi columna de agosto, 2008. Los numeros de loas hispanos en la Nación han aumentado dramáticamente desde entonces. Los principios y conclusiones son los mismos.

Cuando Puerto Rico se integre como Estado Soberano a la Federación de Estados de los Estados Unidos, no seremos los únicos 4 millones de hispanos en la nación. Compartiremos nuestra cultura y nuestro idioma con 41 millones de hispanos que definen la característica multicultural de la nación americana, Los Hispanos son la minoría más grande de la Nación Americana con 45 millones de ciudadanos.

La estadidad, como consecuencia lógica del crecimiento hispano en los Estados Unidos no implica perder nuestra identidad puertorriqueña.

La población hispana en los Estados Unidos era 45.5 millones en julio del 2007. Datos de la Oficina del Censo revelan que los hispanos son el grupo étnico o “minoría” más grande de la nación, 15% de la población total, y el grupo minoritario más grande en veinte estados.

El Departamento de Comercio federal, con el objetivo de celebrar el mes de la hispanidad, apunta que de una de cada dos personas que se han sumado a la población entre julio del 2006 a julio del 2007, es de origen hispano. El crecimiento de 1.4 millones de hispanos en un año los sitúan como el grupo minoritario de mayor crecimiento en la nación.

Estados Unidos tiene más gente de origen hispano que cualquier nación en el mundo, menos Méjico; más que los 40 millones en España. Se proyecta que para el 2050 la población hispana será de 102.6 millones, más del 24% de la población total en los Estados Unidos.

Treinta y cuatro millones de residentes mayores de cinco años hablan español en sus hogares, pero han aprendido ingles y se desenvuelven normalmente en sus trabajos y la comunidad. Aunque no todos han logrado fluidez en el segundo idioma, reconocen que aprender inglés es necesario y natural para todos los ciudadanos americanos. Inglés es el idioma oficial en más de 50 países, las Olimpiadas y el comercio internacional.

La edad promedio de la población hispana es de 27.6 años, una mucho más joven que el promedio nacional de 36.6 años. Jóvenes que llegaron en busca de libertad y oportunidades económicas quieren ser americanos, juran defender la Constitución, pero mantienen sus raíces culturales.

La población hispana ha aprovechado las oportunidades económicas. Más de 1.6 millones de negocios pertenecen a dueños hispanos El número de negocios de dueños hispanos ha tenido un crecimiento de más de 31% entre el 1997 y 2002. Esos negocios generaban más de $222 billones de ingresos.

Entre miles de profesionales, 82,000 hispanos son ejecutivos, 46,200 médicos y cirujanos, 53,600 maestros de escuela secundaria, 43,000 abogados, y 5,700 analistas de noticias, periodistas y corresponsales.

En New Jersey, el programa de las 6 PM de la estación hispana, WXTV, tiene más popularidad entre la audiencia más joven de 49 años que ABC, CBS y NBC. En Los Angeles, KMEX tiene más televidentes en todas las categorías que las estaciones tradicionales en inglés.

4 millones de puertorriqueños que residen en los 50 estados de la unión constituyen el 9% de todos los hispanos, y 16% si se cuenta la población en la Isla. Hay más puertorriqueños en Orlando y en New York que en cualquier ciudad de Puerto Rico.

Las garantías constitucionales, los derechos individuales, las libertades civiles, el progreso, la prosperidad y las oportunidades de crecimiento personal y colectivo son el sueño de millones de personas que quisieran ser americanos. La Primera y la Decimocuarta Enmienda de la Constitución Americana, y el “Voting Rights Act” le ofrecen protección igual de las leyes a las minorías lingüísticas en los Estados Unidos, incluyendo a Puerto Rico.

Es un derecho aprender inglés y es una obligación ofrecer programas educativos para aprenderlo. Ser bilingüe es un rasgo positivo. Saber inglés en la isla es beneficioso para el turismo, negocios, comunicaciones internacionales, trabajos y publicaciones científicas, nueva tecnología y enriquecimiento cultural.

Los puertorriqueños que hablan inglés, no han dejado de ser puertorriqueños, como tampoco dejarán de serlo los cuatro millones que viven en la isla por ser bilingües. La nación a la cual queremos integrarnos con dignidad y soberanía plena como Estado Soberano Federado es multicultural y multi-étnica. Cuando Puerto Rico sea Estado Federado, no va a caer nieve. Seremos puertorriqueños y ciudadanos americanos.

Comments off

PROMESA y Estatus Lunes, 29 de agosto, 2016

PROMESA y Estatus Lunes, 29 de agosto, 2016
Hernán Padilla

La ley federal que creó la “Junta de Supervisión Administración y Estabilidad Económica de PR” es fundamental para lograr un gobierno eficiente que trabaje con un presupuesto balanceado, reduzca la deuda pública, promueva el desarrollo económico y preste los servicios esenciales al pueblo de PR.

El objetivo de PROMESA es sacar a PR del colapso fiscal y parálisis administrativa provocados por la administración actual por sus acciones irresponsables. Se autorizó a la Junta a supervisar las operaciones gubernamentales, reestructurar la deuda y lograr que PR tenga acceso favorable al mercado de bonos.

Las pésima política pública e inacción del gobierno local obligaron al gobierno federal a intervenir para revisar las decisiones fiscales; promover medidas para estabilizar la economía e incrementar el desarrollo económico; asegurar que el costo de la deuda sea sostenible; establecer proyecciones de ingresos y gastos certificadas por fuentes independientes; y asegurar que los recursos no se transfieran o se presten a otras entidades gubernamentales.

PROMESA le requiere al gobierno local un plan fiscal de cinco años para lograr responsabilidad fiscal, eliminar déficits estructurales y restablecer acceso a los mercados de capital. Si el gobierno no corrige las deficiencias, la Junta redactará el plan y/o un presupuesto.

El régimen actual ha ignorado que los ingresos y gastos no cumplen con sus propias proyecciones. El nuevo gobierno tiene que comprometerse a reducir el gigantismo gubernamental y eliminar los contratos que no son costo-efectivos. La Junta tiene potestad para revisar leyes, contratos, reglamentos y órdenes ejecutivas para asegurar que cumplen con el presupuesto y el plan fiscal. Prohíbe que reasignen fondos aprobados, garanticen una deuda o participen en cualquier transacción relacionada a la deuda sin tener razones poderosas.

Contrario a las mentiras de los soberanistas-separatistas, PROMESA reafirma que nada puede limitar la autoridad constitucional del Congreso a ejercer autoridad sobre los territorios, según el Artículo IV, Sección 3 de la Constitución de EEUU o citar a oficiales judiciales o empleados de las cortes locales porque PR es un territorio sujeto a los poderes plenarios del Congreso.

Ante esa realidad, las acciones gubernamentales no serán suficientes para rescatar la economía de PR sujeta a un modelo político-económico que le niega a PR igualdad de oportunidades, crecimiento económico y garantías que tienen nuestros conciudadanos en los 50 estados.

Contrario a otra falsedad del PPD de que con PROMESA se destruyó la estadidad, el Congreso y el Ejecutivo incluyeron la Sección 402: “Derecho de PR a Determinar su Estatus Político Futuro” que dispone: “Nada en esta ley será interpretado para limitar el derecho de PR a determinar su condición política futura, incluso realizar el plebiscito autorizado por la ley pública federal 113-76”.

Esta Ley estipula que el gobierno de PR someterá al Secretario de Justicia federal la definición de las formulas para la consulta; que el Secretario determinará si cumplen con la Constitución de los EEUU, leyes, reglamentos, y la política pública para autorizar el plebiscito; y asigna fondos federales para educar sobre este proceso avalado por el Congreso. Lamentablemente, el gobierno separatista actual se ha negado a cumplir con ese requisito para resolver el estatus, que según la encuesta de END el pueblo quiere la Estadidad para lograr un mejor futuro.

Por no darle importancia a resolver el estatus político, desde 1949 las políticas para el desarrollo económico han sido inefectivas para prevenir situaciones como la crisis fiscal que mantiene a más de la mitad de la población en la pobreza e impulsa la migración poblacional.

El éxito depende de que se elimine el gigantismo gubernamental, el favoritismo político, el despilfarro de recursos y la corrupción. Exijamos un gobierno eficiente, efectivo, honesto, que le dé prioridad a resolver la condición colonial que mantiene a nuestro pueblo como ciudadanos americanos sin poderes políticos y participación en el gobierno nacional.

Comments off

PROMESA, guía para buen gobierno, 15 de agosto, 2016

PROMESA, guía para buen gobierno, 15 de agosto, 2016
Hernán Padilla

Insisto en que es fundamental que los funcionarios públicos estudien todos los detalles de la Ley federal que creó la “Junta de Supervisión Administración y Estabilidad Económica de PR”. Por ejemplo, el Capítulo V sirve de para darle prioridad a proyectos necesarios para rescatar la economía y resolver situaciones de emergencia.

Después de leer la ley detalladamente, deseo compartir mi interpretación de ese importante capítulo. El mandato surge porque el gobierno ha fallado en su función primordial de darle prioridad a proyectos necesarios para reparar el deterioro de las estructuras físicas necesarias y vitales para el desarrollo económico y prestar servicios al pueblo. Entre ellos energía, agua, alcantarillados, desperdicios sólidos, carreteras y puertos y otros que representan altos riesgos a la vida, salud, seguridad pública y los ecosistemas.

La Ley PROMESA responde a la necesidad de revitalizar la infraestructura de PR y acelerar proyectos críticos necesarios para resolver una emergencia que requiera aprobación e implementación urgente. Con ese propósito, el gobernador nombrará un Coordinador de Revitalización (CR) dentro de 10 días de haber sido nominados por la Junta de Supervisión. De no hacerlo, la Junta procederá con el nombramiento.

Cuando el gobierno o la empresa privada propongan un “proyecto critico” deberán someter información sobre la disponibilidad de fondos públicos y/o privados para desarrollar, operar y mantenerlo, el costo a los usuarios, beneficios ambientales y económicos y los empleos que serán creados.

Los auspiciadores de proyectos de energía que son esenciales para fortalecer el desarrollo económico y apoyar las metas de reducir los costos para lograr tarifas favorables a los consumidores y negocios tendrán que someter información sobre: cómo reducir la dependencia del petróleo, mejorar la eficiencia de la infraestructura, adelantar la conversión a gas natural y fuentes renovables, promover el desarrollo y consumo de fuentes de energía existentes en PR, y contribuir a la transición del proceso de generación de energía al sector privado.

Para lograr un proceso eficiente y acelerado, el Coordinador (CR), en consulta con el gobernador, identificará las agencias relacionadas al desarrollo del proyecto y les requerirá que implemente un proceso acelerado para expedir los permisos. Si las agencias no lo hacen, el Coordinador (CR), en consulta con el gobernador, redactará y asignará dicho proceso acelerado.

Cumpliendo con principios de buena gerencia, los proyectos críticos serán designados en orden de prioridad. El Coordinador (CR) someterá un informe para cada proyecto critico dentro de 60 días de sometidos. Cada informe incluirá una evaluación sobre el cumplimiento de requisitos y una recomendación del gobernador sobre si el proyecto debe considerarse “critico”. Si el gobernador no somete una recomendación, su inacción equivale a concurrir con la recomendación del Coordinador.

PROMESA protege y promueve la participación de las agencias relacionadas a los proyectos críticos. En el caso de la Junta de Planes, se requiere que determine si un proyecto afecta la implantación del Plan de Uso de Terrenos y de no ser consistente, el proyecto queda descalificado. Proyecto de energía que conecten con las líneas de transmisión de la AEE: requieren que la Comisión de Energía de PR determine si se afecta el plan integrado de recursos, y de afectarlo el proyecto será inelegible.

La Ley promueve la transparencia y participación de la ciudadanía. Tan pronto se complete la evaluación de cada proyecto, el Coordinador (CR) publicará un informe para que los residentes de PR sometan comentarios y posteriormente el someterá un informe a la Junta de Supervisión para que lo apruebe o rechace.

El mandato de PROMESA es para implementar un buen gobierno dentro del marco legal y gerencial federal. Para lograrlo, las estructuras políticas y el propio gobierno requerirán la transformación de la cultura administrativa y legislativa que ha sumido a PR en una crisis fiscal y en un colapso económico.

Comments off

No hay espacio para el fracaso, lunes 1 de agosto, END

lunes, 1 de agosto de 2016
No hay espacio para el fracaso
La Junta de Supervisión Fiscal tiene poderes sobre la administración pública para supervisar las operaciones del gobierno, reestructurar la deuda y lograr que Puerto Rico tenga acceso favorable al mercado de bonos.

Para que puedan ser efectivos y eficientes dentro de un marco legal diferente, todos los funcionarios gubernamentales y candidatos a posiciones electivas deben conocer esta ley que establece cambios radicales en los procesos legislativos y administrativos de Puerto Rico.

Entre las disposiciones de la legislación sobresale que: detiene las demandas contra el gobierno local hasta el 15 de febrero de 2017; crea dentro del gobierno de la Isla una “Junta de Supervisión Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico” para revisar y aprobar las decisiones fiscales del gobierno; asigna poderes para reestructurar las deudas usando los mismos criterios de la Ley de Quiebras federal; promoverá medidas para estabilizar la economía y el desarrollo económico; Puerto Rico tiene derecho a determinar su status político mediante plebiscito, entre fórmulas constitucionales certificadas por el Departamento de Justicia usando fondos federales.

Enfatizo que la Junta no es una agencia del gobierno federal, será un instrumento autónomo e independiente. Se compondrá de siete miembros nombrados por el presidente por un término de tres años y seleccionados de las listas sometidas por la Cámara y el Senado federal que incluirán tres residentes en Puerto Rico, y el gobernador vigente será miembro sin voto. Los candidatos no pueden ser o haber sido funcionarios, empleados o electos del gobierno de Puerto Rico.

La Junta revisará, aprobará y certificará los planes fiscales y presupuestos sometidos por el gobernador y la Legislatura. Para asegurar su cumplimento, la Junta podrá imponer controles de gastos y de personal. Exigirá un plan fiscal de cinco años para lograr responsabilidad fiscal, eliminar déficits estructurales y restablecer acceso a los mercados de capital.

El plan fiscal debe lograr los objetivos fiscales, presentar acciones para que el costo de la deuda sea sostenible, establecer proyecciones de ingresos y gastos independientes, incluir capital para desarrollo y crecimiento económico y asegurar que los fondos o recursos no se transfieran o se presten a otras entidades gubernamentales.

La Junta revisará y determinara si el plan fiscal y el presupuesto satisfacen o no los requisitos, en cuyo caso la Junta notificara cualquier violación para que sometan un Plan Fiscal y/o un presupuesto revisado. Si no toman acción correctiva y un Plan Fiscal corregido, la Junta redactará un Plan y/o un presupuesto que se considerarán oficial y final.

Además, el gobernador someterá informes trimestrales sobre ingresos reales, gastos y flujo de caja (liquidez) y la Junta determinará si los ingresos, gastos y flujo son consistentes con las proyecciones y podrá ordenar paralizar el reclutamiento y nuevos contratos para cumplir con el presupuesto.

Durante la vigencia de la Junta, el gobierno local no podrá garantizar una deuda, modificar, readquirir, o participar en cualquier transacción relacionada a la deuda sin autorización previa de la Junta.

En cuanto a las pensiones se refiere, si los sistemas de retiro públicos no tienen los recursos para cumplir con sus obligaciones financieras, la Junta ordenará un análisis basado en estudios actuariales de las obligaciones, fondos disponibles e ingresos proyectados y tomará las acciones necesarias para garantizar pagos por 30 años.

La Junta cesará su autoridad y funciones cuando certifique que existe acceso adecuado a los mercados financieros; y que al menos cuatro presupuestos anuales cumplan con los estándares de contabilidad que certifican un presupuesto balanceado en el que los gastos no excedan los ingresos.

Exhorto a los funcionarios gubernamentales y aspirantes a puestos electivos que estudien detalladamente esta nueva ley y se preparen para los abarcadores cambios administrativos, políticos y legales que resultarán de la Junta de Supervisión Fiscal.

¡Ésta es una última oportunidad durante la cual no podemos ni se nos permite el lujo de fracasar!

Comments off